Las prostitutas agredidas en Noruega no obtendrán reparación financiera

Anuncios

Oslo (AFP)

Las prostitutas agredidas en Noruega no tendrán derecho a reparaciones financieras, decidió la Corte suprema que, en un dictamen este jueves, consideró que la prostitución, aunque legal, es "indeseable".

Desde 2009, la compra de servicios sexuales, más que la venta, es ilegal en Noruega, uno de los primeros países del mundo que sanciona al cliente y no a la prostituta.

Según las organizaciones de ayuda a las prostitutas, la ley las llevó a pasar a la clandestinidad para proteger el anonimato de sus clientes, lo que las expone más a amenazas y actos de violencia.

En 2016, el tibunal de Oslo había condenado a penas de cárcel a cuatro hombres reconocidos culpables de "robo agravado" en contra de trabajadoras sexuales.

Siete prostitutas acudieron a la justicia para obtener reparaciones financieras debido a la pérdida de ingresos por su incapacidad temporal para trabajar, a causa de la violencia y los traumatismos sufridos.

Tras ser rechazadas en primera instancia, obtuvieron 15.000 coronas (1.500 euros) en apelación, pero los agresores, condenados a pagar la suma, enviaron el caso a la Corte Suprema, que les dio la razón.

Reconocer el derecho a reparaciones financieras "implicaría un reconocimiento indirecto en el futuro de una actividad muy indeseable que supone una infracción del lado del comprador", concluyó una mayoría de cinco magistrados de la Corte.

Pion, organización representante de las prostitutas en Noruega, denunció una decisión "increíblemente rara", "política y no jurídica" que priva a las prostitutas de un derecho universal.

"Porque no se acepta la prostitución y no se desea que las extranjeras vengan a trabajar en el negocio del sexo, se envía la señal de que agredir prostitutas no es grave", afirmó a la AFP la responsable de Pion, Astrid Renland.