"Hijo de la dictadura" buscará la presidencia de Paraguay en 2018

Anuncios

Asunción (AFP)

Hijo de un exhombre clave de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-89) en Paraguay, Mario Abdo Benítez fue elegido el domingo por el hegemónico partido Colorado (derecha) como candidato presidencial para 2018, cuando enfrentará a la alianza opositora de liberales e izquierdistas.

Benítez lleva el mismo nombre de su padre, ya fallecido al igual que el exdictador, y derrotó en las elecciones primarias al economista Santiago Peña, protegido del presidente Horacio Cartes.

"Yo tenía 16 años cuando cayó Stroessner", relató Benítez a la AFP, distanciándose.

"Lo que sí me enorgullece es que víctimas que sufrieron maltratos y torturas en esa época hoy trabajan conmigo. Ésta es otra era. Ellos saben de mi empeño sincero por la reconciliación", señaló.

"Fue un triunfo del verdadero coloradismo", había dicho también el domingo en su discurso de la victoria. Pertenece al sector más conservador e histórico del partido Colorado, disconforme con Cartes.

En su campaña, Benítez había remarcado que Peña era "un candidato artificial producto del capricho de Cartes", quien a su vez es un millonario empresario tabacalero que se afilió al partido Colorado un año antes de ser elegido.

- La alianza opositora -

"Marito", como llaman a Benítez sus adherentes, enfrentará a una sólida coalición encabezada por Efraín Alegre del partido Liberal (centroderecha) en los comicios presidenciales programados para el 22 de abril de 2018.

Alegre ya compitió por la presidencia y fue derrotado en 2013 por el actual jefe de Estado. Se presenta de nuevo apoyado por partidos de izquierda, a cambio de la cesión de la vicepresidencia a Leonardo Rubín, un conocido hombre de radio.

Rubín representa al Frente Guasú (Frente Grande), que lidera el exobispo católico y expresidente Fernando Lugo (2008-2012).

Tras la elección de Benítez en las primarias ante el delfín de Cartes, el politólogo Daniel Montoya dijo a la AFP que resulta "interesante, más allá de todo, el músculo político que tiene el Partido Colorado".

"Va adaptándose a los vientos de época con un desparpajo que no se ve en los partidos de oposición", aseguró.

Sin embargo, el analista Francisco Capli, director de Fist Análisis y Estudios, advirtió: "Los liberales han conseguido consolidar una alianza muy fuerte, con los nucleamientos de izquierda y sus posibilidades de victoria en el 2018 son muy serias y reales".

- "Hijo de dinosaurio" -

El partido hegemónico había sido duramente golpeado por su repentina caída tras la victoria del obispo Lugo en 2008.

Eso facilitó la irrupción de Cartes, el rico hombre de negocios que se rodeó en su gabinete de "Chicago Boys" (fieles a las teorías de Milton Friedman) como Peña, un egresado de la Universidad de Columbia y exfuncionario del FMI.

Hasta entonces había completado una hegemonía ininterrumpida de 60 años.

El "verdadero coloradismo" le dio una lección a Cartes "por prescindir de los históricos en su gobierno", dijo el analista Capli.

El politólogo Montoya consideró de su lado que el hecho de que "Marito" sea "hijo de dinosaurio" no influye en el electorado, porque la dictadura quedó atrás.

"El 50% de los paraguayos tiene menos de 30 años", subrayó.

Stroessner murió en un exilio dorado en Brasilia en 2006. Era pariente del padre del flamante candidato presidencial, según el historiador Bernardo Fariña.

"Mano derecha" del dictador "tuvo muchísimo poder y hasta decidía cuestiones en su nombre", dijo.

La abuela del ahora candidato colorado y la madre del general Stroessner eran también primas hermanas. La abuela de Benítez "fue protectora de Stroessner cuando era oficial joven", aseguró Fariña. La relación familiar estrecha continuó.