Alemania

Alemania rinde homenaje a las víctimas de uno de los peores ataquea terroristas de su historia

Personas se reúnen en el lugar del atentado terrorista para participar en los homenajes, en Berlín, el 19 de diciembre del 2017.
Personas se reúnen en el lugar del atentado terrorista para participar en los homenajes, en Berlín, el 19 de diciembre del 2017. Fabrizio Bensch / Reuters

Los alemanes vivieron una jornada de luto, el 19 de diciembre, al conmemorar el primer aniversario del atentado que mató a 12 personas en Berlín. Angela Merkel reconoció los fallos de su gobierno para evitar el ataque.

Anuncios

El 19 de diciembre de 2016, un camión embistió a una multitud de personas que habían ido a ver el mercado de Navidad en la Breitscheidplatz, en Berlín. El ataque mató a 12 personas y dejó más de 100 heridos. Fue el peor atentado yihadista cometido en el país y una mayoría de personas se siguen preguntando si no habría sido posible evitar la tragedia.

El atentado fue perpetrado por un tunecino de 24 años, Anis Amri, y reivindicado por el grupo Estado Islámico. El hombre fue abatido cuatro días después en Italia tras haber pasado por Países Bajos y Francia.

Ceremonias para las víctimas fueron celebradas en la plaza del mercado de Navidad de la capital y Angela Merkel inauguró un monumento al frente de la Iglesia del Recuerdo, cuyo campanario fue parcialmente destruido durante la Segunda Guerra Mundial.

El monumento tiene la forma de una cicatriz y un texto está grabado: “en memoria de las víctimas del ataque del 19 de diciembre del 2016. Para una vida armoniosa entre todos seres humanos”, como una llamada a la paz y a la tolerancia.

Angela Merkel admitió sus errores en la gestión del atentado

Muchos alemanes critican la gestión de las autoridades y la reacción de la canciller después del atentado. Dos documentos acusan la canciller y muestran los fallos de su gobierno que, según estos dos informes, habría podido prevenir el ataque.

Según la investigación, la policía seguía el autor y lo había clasificado como "islamista violento y traficante de drogas", aunque Anis Amri estaba en total libertad. Llegado en 2015 a Alemania, este tunecino aprovechó de los fallos administrativos provocados por el flujo importante de miles de migrantes este año, para obtener permisos de estancia bajo diferentes identidades.

La decisión de Angela Merkel de abrir las puertas de su país a miles de migrantes en 2015 fue criticada durante la última campaña electoral y según analistas, en cierta medida, explica el éxito parcial de la canciller en las elecciones.

En una entrevista reciente, Hans-Georg Maassen, director del Departamento de Información Interior, reveló que la amenaza terrorista está en un nivel alto y, por lo tanto, es imposible supervisar las 1.900 personas sospechadas de tener vínculos con grupos yihadistas.

Durante las ceremonias, la canciller reconoció sus errores declarando: “hoy no debe ser únicamente un día de luto, sino también el día de nuestra voluntad de hacer mejor”. El presidente Frank-Walter Steinmeier también admitió que el cuidado para las víctimas había sido “insuficiente” y que “el 19 de diciembre de 2016 ha impuesto a los dirigentes políticos una obligación: debemos aclarar nuestras negligencias y aprender de nuestros errores”.

Steinmeier: “muchos familiares y heridos tuvieron la impresión de que el Estado los había abandonado”

El informe oficial de Kurt Beck, ordenado por el gobierno, develó también errores graves respecto a la atención a las víctimas. Asimismo, al principio de diciembre se publicó una carta abierta dirigida a Angela Merkel donde se critica su falta de empatía para con los familiares de las víctimas y los supervivientes.

El ministro de Justicia Heiko Maas pidió disculpa por la actitud del gobierno frente a la ausencia de ayuda del Estado: “no estábamos muy preparados para manejar las consecuencias de este ataque terrorista (…) por eso, solo podemos pedir perdón a las víctimas y sus familiares”.

Los firmantes de la carta abierta anotaron también que Angela Merkel no “envió sus condolencias ni personalmente ni por correo”. Explican además que ninguna ceremonia de homenaje fue organizada, aunque es una “cuestión de respeto, de decencia y una evidencia”.

El informe de Kurt Beck se lamenta de que “han rechazado a las personas afectadas cualquier forma de reconocimiento nacional”. El presidente Steinmeier declaró que “muchos familiares y heridos tuvieron la impresión de que el Estado los había abandonado” después del atentado.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24