ONU supera divisiones y prolonga ayuda humanitaria a Siria

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

El Consejo de Seguridad de la ONU prolongó este martes por otro año la resolución que autoriza la entrega de ayuda humanitaria a poblaciones en las zonas rebeldes de Siria, pese a la abstención de Rusia.

La resolución fue aprobada por 12 votos a favor y tres abstenciones: además de Moscú, principal aliado de Damasco, también se abstuvieron China y Bolivia.

Para el embajador sueco en la ONU, Olaf Skoog, la aprobación del texto sin veto es "un gran logro" para el Consejo de Seguridad. Es "una cuestión de vida o muerte para la población", estimó por su parte su homólogo francés, François Delattre.

Este año, el tema sirio ha dividido hasta la resolución de este martes al Consejo de Seguridad, con frecuentes vetos de Rusia. Para ser aprobada una resolución debe contar con al menos nueves votos a favor y no ser objeto de vetos de ninguno de los cinco miembros permanentes, entre los que figuran Moscú y Pekín.

Unos 3 millones de personas, de los 13 millones que necesitan ayuda humanitaria en Siria, se benefician de la ayuda aportada por la ONU y las ONG a las poblaciones que viven en zonas rebeldes, según Naciones Unidas.

La resolución, redactada por Suecia, Japón y Egipto, prevé una renovación de la entrega de ayuda a través de las fronteras y de las líneas de combate hasta el 10 de enero de 2019. A petición de Rusia, el texto solicita al secretario general Antonio Guterres "las recomendaciones sobre cómo fortalecer el mecanismo de control de la ONU" sobre esta asistencia.

El texto, que "preserva el trabajo de la ONU y las ONG", según un diplomático, contiene un nuevo llamado al levantamiento de todos los asedios y una mención sobre Ghuta Oriental, cerca de Damasco. En noviembre y principios de diciembre, este bastión rebelde fue duramente bombardeado por el régimen, dejando decenas de muertos.

También incluye una referencia a las zonas de desescalada propuesta por Rusia, "redactada con mucha prudencia y presentada como un paso hacia un alto el fuego total", según la misma fuente diplomática.

- El camino a seguir -

En este contexto, el enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, pidió al Consejo de Seguridad este martes que ayude a levantar el bloqueo en las conversaciones de paz proporcionando algunas ideas para la elaboracion de una nueva constitución y convocatoria de elecciones, elementos clave de una futura solución.

De Mistura dijo al Consejo que en la última ronda de negociaciones celebrada en Ginebra la semana pasada se había desperdiciado una "oportunidad de oro" para hacer progresos hacia un acuerdo de paz.

"Creo que ha llegado el momento para la ONU de proporcionar descripciones específicas en las áreas constitucional y electoral", señaló.

Está previsto que el enviado especial se reúna con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a última hora de este martes para tratar el fracaso de las conversaciones en Ginebra, mientras Rusia, Irán y Turquía se preparan para una nueva ronda de encuentros en la Astana esta semana.

De Mistura dijo que las propuestas sobre una constitución y elecciones "estimularían una consulta más amplia" sobre el camino a seguir.

- Situación catastrófica -

Los países occidentales quieren a toda costa mantener a Naciones Unidas como canal único para encontrar una solución política al conflicto sirio y observan con atención los esfuerzos diplomáticos y militares de Rusia que podrían en última instancia traducirse en saltarse a la ONU.

"No hay alternativa al proceso de la ONU en Ginebra", dijo el martes el embajador francés.

La resolución que permite a los convoyes prescindir de toda autorización del régimen sirio no es del agrado de Rusia, que considera que "socava la soberanía de Siria". La situación sobre el terreno ha "cambiado radicalmente" en los últimos tres años, dijo el embajador adjunto ruso en la ONU, Vladimir Safronkov.

Durante las conversaciones, Moscú pidió un mayor control de las cargas, las entregas y sus destinos. La ayuda puede ocultar la entrega de armas o ser vendida al mercado negro, teme Rusia.

Las críticas de Rusia a esta resolución de la ONU surgen en momentos en que el presidente ruso, Vladimir Putin, considera que ganó la guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico.

La evolución sobre el terreno "no ha reducido las necesidades humanitarias", replicó el martes Delattre, al tiempo que habló de una situación "catastrófica" en Ghuta Oriental.

Los países occidentales reclamaban no "politizar este tema" cuando las conversaciones entre el régimen y la oposición terminaban en fracaso en Ginebra.

La resolución sobre la ayuda humanitaria transfronteriza y en líneas de combate en Siria existe desde 2014.