Fiscalía pedirá penas por encubrir atentado AMIA en Argentina

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

Los fiscales pronunciarán el jueves su alegato final y el pedido de penas por el encubrimiento del atentado contra el centro argentino-judío AMIA en 1994, causa que sentó en el banquillo al expresidente Carlos Menem, entre otros.

El juicio se inició en agosto de 2015 para esclarecer las maniobras de desvío de la investigación hacia pistas falsas por el ataque explosivo que derrumbó el edificio que albergaba a las instituciones judías de Argentina, con saldo de 85 muertos y 300 heridos.

"Los integrantes de la Unidad Fiscal de Investigación concluirán la lectura de su alegato y realizarán el pedido de penas para los 13 imputados del juicio", dijo a la AFP Adriana Reisfeld, de la organización Memoria Activa, que nuclea a familiares de las víctimas y personalidades que reclaman justicia.

Además de Menem (1989-99), están enjuiciados el exjuez a cargo de la causa AMIA, Juan José Galeano, el exjefe de los servicios de inteligencia Hugo Anzorreguy, el exlíder político de la colectividad judeo-argentina Rubén Beraja, los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, y el vendedor de autos usados Carlos Telleldín, entre otros.

"Nuestros ojos puestos en este juicio son la garantía de un proceso transparente e imparcial que, esperamos, pueda traernos la justicia por la que hace años luchamos", dijo la dirigente, quien perdió a su hermana Noemí en el atentado.

Cuando le tocó dar testimonio ante el tribunal, Reisfeld dijo que "Galeano ofreció a los familiares visitar a Telleldín para convencerlo de que hablara. Era algo ilegal y nos negamos".

Uno de los ejes del juicio es la recompensa de 400.000 dólares que Galeano y Anzorreguy le ofrecieron a Telleldín para que acusara por el atentado a un grupo de jefes policiales.

Un video prueba el soborno, que se pagó efectivamente. Pero los policías fueron absueltos al comprobarse que eran inocentes.

Galeano fue exonerado. Los familiares consideran que la maniobra fue montada por oscuras internas políticas que involucraban a Menem y a Beraja, sin intención de averiguar quién puso la bomba.

"A Telleldín (un soplón de la policía) le pagaron para que mintiera", afirmó en el juicio Diana Malamud, quien perdió a su marido, Andrés, en el ataque.

Fuentes de la investigación señalaron que un empresario sirio amigo de Menem y ya fallecido, Alberto Kanoore Edul, pudo haber colaborado en el atentado. Telleldín, según los investigadores, fue quien vendió una camioneta usada como coche-bomba.

Otra causa por encubrimiento y "traición a la patria" se cursa en los tribunales. Los acusados son la expresidenta Cristina Kirchner y su excanciller Héctor Timerman, entre otros.

Un juez asegura que Kirchner hizo aprobar en el Parlamento un memorándum con Irán para desviar el foco puesto en los acusados. Argentina ha acusado formalmente a exgobernantes iraníes, entre ellos al expresidente Ali Rafsanjani.

Ninguna persona pudo ser juzgada aún por el ataque que no fue reivindicado por nadie.

En 1992, otro atentado había destruido la embajada de Israel, con balance de 29 muertos y 200 heridos.