Rusia-2018, la revancha de Sudamérica ante el dominio europeo

Anuncios

París (AFP)

21 de junio de 1970. Pelé y Jairzinho se exhiben. Es la final del Mundial de México. Italia es atropellada. Ese partido que terminó con victoria por 4-1 de Brasil entró en los anales de la historia del fútbol.

5 de julio de 1982. Brasil alinea contra Italia a uno de los mejores equipos de su historia. Zico, Sócrates, Toninho Cerezo, Junior, Eder y Falcao constituían la espina dorsal de la última selección auriverde que enamoraba por su juego.

Su apuesta alocada por el ataque se encontró con una efectiva Italia, que se impuso por 3-2 con un triplete de Paolo Rossi. Esa derrota impidió a Brasil ir a semifinales cuando iba embalada hacia el título.

Esos míticos Italia-Brasil no se repetirán en Rusia-2018, al haber quedado eliminada la 'Squadra Azzurra', que no se perdía un Mundial desde Suecia-1958, hace 60 años.

Mientras tanto, Brasil se paseó como hacía tiempo que no lo hacía en las eliminatorias sudamericanas para Rusia-2018, a las órdenes del seleccionador Tite.

La auriverde se clasificó con mucha antelación, ganando 12 partidos, empatando cinco y perdiendo uno.

"Brasil es uno de los favoritos por el fútbol presentado, por la campaña, por el nivel, por el desempeño más los resultados", afirmó Tite recientemente.

"Alemania, España, Bélgica y Francia son los mejores", añadió en referencia a otros favoritos.

- Mejora con Tite -

El seleccionador brasileño fue el entrenador del Corinthians que ganó el Mundial de Clubes en 2012, la única vez que un equipo sudamericano logró el torneo entre 2007 y 2017, la sola en las últimas once ediciones.

Tite querrá repetir esa gesta después de que los últimos tres Mundiales fueran ganados por selecciones europeas (Italia en 2006, España en 2010 y Alemania en 2014).

Con la ausencia de Italia, Brasil aspira a vengarse de Alemania, campeona hace cuatro años en Rio de Janeiro, tras derrotar a Argentina en la final (1-0) y haber humillado a la canarinha en semifinales (7-1 en Belo Horizonte).

Alemania, que ganó la Copa de las Confederaciones en Rusia en 2017, con un equipo B, se paseó también en las eliminatorias europeas al terminar con diez victorias en otros tantos partidos.

"En Brasil no estuvimos en el radar de candidatos al comienzo, porque se sabía que nunca antes un equipo europeo había ganado el título en suelo sudamericano. Toda la atención se centraba en Brasil y todos querían que, como fuera, Brasil llegara a la final. En Rusia, en cambio, probablemente seremos los favoritos, eso no se puede evitar", reconoció el técnico alemán, Joachim Low.

Brasil sueña con una revancha del Mundial de 2014 frente a Alemania, aunque España también se encuentra en buena forma, habiendo eliminado a Italia.

- España, entre los favoritos -

La 'Roja', al mando de Julen Lopetegui, hizo también una buena fase de clasificación, ganando nueve partidos y empatando uno, con Italia en Turín (1-1).

Francia, con una buena generación, una renacida Inglaterra del técnico Gareth Southgate y Bélgica, que guiada por el técnico español Roberto Martínez ganó nueve partidos y empató uno en las eliminatorias, son los otros aspirantes europeos.

La gran incógnita es la selección argentina de Leo Messi, en tal vez su última oportunidad de ganar un Mundial. La 'albiceleste' tuvo una mala actuación en las eliminatorias sudamericanas, flirteando con la eliminación, para al final terminar en tercera posición, con siete partidos ganados, siete empatados y cuatro perdidos.

Por lo visto en las eliminatorias, Argentina no tiene sello de aspirante, pero la albiceleste por historia, jerarquía y calidad de sus futbolistas siempre tiene opciones.

Para Messi, que tendrá 31 años en Rusia-2018, será probablemente la penúltima ocasión de ganar su anhelado título mundial.

Lo mismo le ocurre al portugués Cristiano Ronaldo, la otra gran estrella de los últimos tiempos, que tendrá 33 años en Rusia-2018.

Brasil con Neymar; Alemania, con Toni Kroos; Argentina, con Messi; España, con Andrés Iniesta; Francia, con Paul Pogba; Portugal, con Cristiano Ronaldo; y Bélgica, con Eden Hazard, parecen llamados a jugarse el título en Rusia-2018.

Aunque Uruguay, con Luis Suárez; Croacia, con Luka Modric; Colombia, con James Rodríguez; e Inglaterra, con Harry Kane, pueden dar la sorpresa.

Todo es posible en un fútbol moderno muy globalizado que ha hecho que las diferencias entre las selecciones sean mínimas.