Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

AQUÍ AMÉRICA

Juicio a 'El Chapo' Guzmán, uno de los más costosos en la historia de EE.UU.

Saber más

ECONOMIA

Cumbre de APEC finalizó sin consenso

Saber más

BOLETO DE VUELTA

Gbadolite, el pueblo que recuerda la era de Mobutu Sese Seko en RDC

Saber más

EN FOCO

El críquet, elemento integrador de los refugiados en el Pas-de-Calais

Saber más

ESTO ES FRANCIA

El rugby, deporte rey en el País Vasco

Saber más

Medio Ambiente

Cada semana asesinan a cuatro defensores del medio ambiente

© Ueslei Marcelino / Reuters | Activistas de Greenpeace plantan cruces en memoria de las personas asesinadas durante conflictos en el Amazonas frente al Congreso Nacional en Brasilia, Brasil, 21 de noviembre de 2017

Texto por Marina Colorado

Última modificación : 16/03/2018

A 15 de diciembre de 2017, habían sido asesinados 185 activistas medioambientales. El 2017 podría ser el más mortífero para los defensores del medio ambiente. ¿Qué está pasando?

Cada año la cifra de eventos violentos contra líderes indígenas, campesinos, periodistas o cualquier persona que esté defendiendo su derecho al uso legítimo de tierras y recursos, está en aumento. Nunca fue más peligroso luchar por la defensa del agua, de los bosques o del aire que respiramos.

Según el último informe de la ONG Global Witness, el 2016 fue el año en el que más personas fueron asesinadas por defender el medio ambiente: 201 activistas murieron en 24 países. Esta cifra supone la muerte en el mundo de cuatro personas cada semana, por el hecho de defender sus derechos al uso legítimo de sus tierras y recursos. Un año antes, se registraron 185 muertes en 16 países. Los números muestran una tendencia en aumento y que se está extendiendo a más países.

El 60% de los asesinatos de defensores del medio ambiente sucede en Latinoamérica

Los países del mundo más peligrosos para activistas del medio ambiente están en Latinoamérica: Brasil encabeza por tercer año consecutivo la lista de países donde más muertes de activistas se registran, seguido de Colombia.

Carlos Guevara, coordinador del Sistema de Información del Programa Somos Defensores, que colaboró con Global Witness en la recopilación de datos para este informe, resalta que existe una falta de información en Brasil que hace que los ataques violentos contra activistas de los derechos humanos, y puntualmente contra defensores medioambientales, sean invisibles.

En el caso de Colombia, Andrew Miller, director de incidencia de Amazon Watch explica que “la época del llamado posconflicto está haciendo que el gobierno promueva cada vez más los proyectos minero-energéticos en todo el país y eso está generando conflictos”. Según él, la firma de los acuerdos de paz y la entrega del Nobel de la Paz al presidente Juan Manuel Santos está haciendo que la vigilancia internacional se haya reducido con respecto a Colombia, algo que Amazon Watch desaconseja ya que las amenazas y los asesinatos continúan en aumento en ese país.

Honduras continúa siendo el país con más muertes per cápita en la última década, lo que convierte al país centroamericano en el más peligroso del mundo para los defensores de la tierra. El caso más destacado en Honduras y uno de los más conocidos internacionalmente es el de la activista y líder comunitaria hondureña Berta Cáceres que fue asesinada en marzo de 2016. Ella luchaba por los derechos de la comunidad indígena Lenca en Honduras, y contra la construcción de una presa hidroeléctrica en territorio sagrado indígena.

Berta fue asesinada el 3 de marzo en su casa. Más de un año después de su muerte, los autores intelectuales del crimen siguen libres. Así lo afirmó su hija, Olivia Cáceres, en una entrevista con France 24: “las personas que están en la cárcel son las que siempre se encarcelan en este país, que son los pobres: los sicarios, gatilleros… Quienes diseñaron, quienes financiaron, quienes se veían afectados en sus intereses económicos, siguen libres”.

Billy Kyte, encargado de campaña de Global Witness, señaló como razones de este alto índice de violencia en Latinoamérica la abundancia de riqueza natural de la región, así como los elevados niveles de corrupción existentes en muchos de los países. También expresa la desigualdad en la distribución de tierras en el continente y la gran cantidad de población indígena que suele ser más vulnerable frente a los abusos de gobiernos y compañías.

Fuera de América, el país donde se reporta el mayor número de muertes de ambientalistas es Filipinas, con 28 personas asesinadas en 2016, seguido de India donde murieron 16 activistas. Según el informe de Global Witness la mayoría de estas muertes estaban relacionadas con la extracción minera. La República Democrática del Congo es el país africano donde más peligro corren los defensores del medio ambiente, y en especial los guardabosques o guardias forestales.

La lucha contra la minería y la industria petrolera es la que más muertes causa

Global Witness identificó en algunos casos los sectores con los que los defensores se habían enfrentado antes de ser asesinados. En el año 2016, el más reciente del que se tienen datos completos, la industria minera y petrolera estaba relacionada con la mayoría de las muertes.

 

Billy Kyte, encargado de campaña de Global Witness: “La gran mayoría de los ataques derivan del nexo entre los gobiernos y el poder económico”

 

Los intereses económicos y políticos de los gobiernos y las empresas, públicas o privadas, usualmente chocan contra los intereses de las comunidades cuyas tierras van a ser utilizadas para la explotación de recursos.

Una de las principales causas que desencadenan las protestas, que a su vez son acalladas con ataques, es la falta de consulta por parte de las empresas y gobiernos con la población que va a ser directamente afectada por los planes que estos tienen en los territorios. Las consultas populares son una de las mejores herramientas para conocer el sentir de las comunidades y prevenir posibles conflictos socioambientales.

 

Los gobiernos son los responsables de asegurar la protección de los defensores

 

Según Billy Kyte los gobiernos son los primeros responsables de la seguridad de los activistas medioambientales. La primera responsabilidad es la de brindar mecanismos de prevención y protección efectivos. También tiene que haber un apoyo público hacia la labor que estos hacen, abordando las causas fundamentales del problema e incentivando el respeto a la voluntad de los pueblos y comunidades afectadas por los proyectos. Finalmente, los gobiernos tienen que brindar rendición de cuentas; no solo en cuanto a los procesos judiciales, sino de cara a los inversionistas internacionales sin cuyo financiamiento en muchos casos estos proyectos no existirían.

 

Para más información acerca de los activistas que fueron asesinados en 2017 y de los activistas que siguen luchando por los derechos de la tierra y del medio ambiente pueden visitar el proyecto conjunto de Global Witness y The Guardian, llamado The Defenders (los defensores).

Primera modificación : 09/01/2018

  • América Latina

    Amazonía: la batalla entre la biodiversidad y el petróleo

    Saber más

COMENTARIOS