Una ley local sobre "indecencia" en la ciudad santa iraquí de Kerbala crea polémica

Anuncios

Kerbala (Irak) (AFP)

Los habitantes de Kerbala denuncian una decisión local por la cual los comerciantes de esta ciudad santa iraquí que expongan en sus escaparates maniquíes con cualquier prenda que no sea islámica podrían pagar un alto precio.

Ya en 2012, explica a la AFP Naser Husein Al Khozali, miembro del consejo de esta conservadora provincia del centro de Irak, el consejo había votado "una decisión sobre el carácter santo de Kerbala", donde se encuentra el mausoleo del imán Husein, nieto del profeta Mahoma y una de las figuras más importantes del islam chiita.

Hoy en día, "empieza a aplicarse y se están poniendo carteles para frenar el fenómeno de la indecencia en las calles, como el hecho de beber vino o cometer adulterio, que va en contra del carácter santo de la provincia".

Estos carteles, que no están firmados por las autoridades sino por un "comité de protección de la aplicación de la orden sobre el carácter santo de Kerbala", anuncian sanciones.

Estos avisos advierten contra los "juegos de azar" , "la venta de películas impúdicas", "la exposición chocante de prendas femeninas" o "la música o las letras indecentes en lugares públicos".

"Escuchar música incumbe la libertad individual", señala Najah Hasan, taxista, mientras escucha música en su coche. "Nadie puede prohibírmelo ya que no hago daño a nadie haciéndolo", prosigue este vecino de Kerbala, a unos 100 kilómetros al sur de Bagdad.

En el interior de un centro comercial, frente a varios maniquíes con vestidos de noche, Ahmed Husein, que tiene una tienda de ropa femenina, denuncia "una ley contra las libertades".

Estas medidas, dice, "nos hacen perder nuestro sustento". "El consejo provincial tendría que dedicarse a rehacer las carreteras y a mejorar los servicios públicos, más que a tomar esta decisión", prosigue el vendedor.

Dos semanas después de que las autoridades iraquíes anunciaran con gran pompa haber acabado con el grupo Estado Islámico (EI), "este tipo de decisiones apoyando la religión no cambia en nada de la ideología del EI", se queja Ehab Al Wazarni, que lidera una asociación de la sociedad civil.

Para Hadi Al Musawi, también activista local, "esta decisión buscar recoger votos para las elecciones" parlamentarias previstas el 15 de mayo.