Misiles de Pyongyang

Corea del Norte califica de "acto de guerra" las sanciones de la ONU

El líder norcoreano, Kim Jong-Un, rechazó las últimas sanciones impuestas por la ONU.
El líder norcoreano, Kim Jong-Un, rechazó las últimas sanciones impuestas por la ONU. REUTERS

El régimen de Corea del Norte condenó las recientes sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra sus lanzamientos de misiles y anunció que seguirá avanzando con su programa nuclear.

Anuncios

Un “acto de guerra” es como Corea del Norte describió las nuevas sanciones aprobadas el pasado viernes por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, en respuesta a la proliferación de las pruebas nucleares y balísticas del país asiático.

El ministerio de Exteriores norcoreano emitió un comunicado en el que rechazó las últimas sanciones de la ONU: “es un ataque violento contra la soberanía de nuestra república y un acto de guerra que destruye la paz y la estabilidad de la península coreana y la región”.

En una votación unánime, el Consejo de Seguridad de la ONU endureció las sanciones contra Pyongyang el viernes 21 de diciembre, en respuesta a una resolución de Estados Unidos que apunta a limitar las importaciones de productos petroleros y, además, exige la repatriación de los trabajadores norcoreanos que viven en el exterior.

Esta es la novena ronda de sanciones internacionales contra el régimen de Kim Jong-UN. Las últimas tres fueron adoptadas en 2017, bajo el liderazgo de Washington, después de las pruebas balísticas y una prueba nuclear realizada por Corea del Norte a finales de noviembre.

Corea del Norte y "el derecho a contar con armas nucleares"

El régimen advirtió de que "continuará consolidando sus capacidades nucleares" que supuestamente están dirigidas a luchar contra lo que califica de " amenazas atómicas de Estados Unidos".

Corea del Norte insiste en su derecho a contar con armamento nuclear, lo que desde su óptica supone "el único camino" para frustrar "los intentos de lograr la hegemonía mundial" de Washington y de "imponer su política de América Primero".

El lanzamiento del misil Hwasong-15, un artefacto que según Pyongyang puede alcanzar territorio estadounidense, aumentó el temor de la comunidad internacional sobre el progreso que han tenido los programas nucleares y balísticos de Corea del Norte en los últimos dos años.

Al describir a este país como "el ejemplo más trágico de maldad en el mundo moderno", la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, agregó durante la reunión del Consejo de Seguridad que las nuevas sanciones "reflejan la indignación internacional por las acciones del régimen de Kim Jong-Un.

Con AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24