Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

CULTURA

Los Cholos: "Visibilizamos la música tradicional que está viva"

Saber más

CULTURA

La guerra que arrasó con el arte de Mosul y Palmira

Saber más

EN PRIMERA PLANA

La incertidumbre reina a seis meses del Brexit

Saber más

ELLAS HOY

Mujeres con cabello afro o rizado buscan cambiar patrones de belleza

Saber más

REPORTEROS

Las milicias: una historia de terror que amenaza a Río de Janeiro

Saber más

Cultura

Cuatro décadas sin Charles Chaplin

© AFP | Charles Chaplin murió la mañana del 25 de diciembre de 1977.

Texto por Eél María Angulo

Última modificación : 26/12/2017

El mundo conmemora los 40 años del fallecimiento del genio del cine mudo y de su histórico legado cómico.

Charles Chaplin murió en silencio. El cuarto domingo de diciembre de 1977 su corazón se paralizó mientras dormía. Una hemorragia cerebral acabó con su vida sin dramas, ni sollozos. Era Navidad, para entonces tenía 88 años y llevaba cuatro décadas en Suiza.

Nació en Inglaterra un 16 de abril y a los cinco años subió por primera vez a un escenario. Todo fue improvisado. Su madre, la actriz Hannah Harriet Hill, había perdido la voz repentinamente y Charles simuló los sonidos de su parlamento. Desde aquel día no volvió a separarse del público.

La precariedad marcó su infancia. A los 10 años ya sabía lo que era vivir en un asilo y ser señalado por el trastorno mental que desarrolló su madre, a causa de la preocupación por la falta de dinero para sostener a su familia. Estudió en una escuela para niños pobres y la muerte de su padre lo marcó. Pero en medio de las dificultades, logró convertir el dolor en el motor que lo catapultó al éxito.

A los 12 años ya era todo un actor infantil. A 19, se enamoró por primera vez y los 24, llegó a Hollywood, la meca del cine. Su ascenso fue tan rápido y potente como su pasión por el arte. Era histriónico, apasionado y sagaz. Su talento mímico cautivaba audiencias. Su capacidad dramática era tal, que lograba contar historias sin hablar, narraba dramas con su cuerpo. Su arte se basaba en las expresiones, en la precisión de sus movimientos.

Charlot fue uno de los personajes más reconocidos de Charles Chaplin. © AFP

Vestía de negro y amaba el blanco. Charlot, su personaje más reconocido, lo convirtió en un inolvidable ícono cinematográfico de sombrero arqueado, bastón de caña y bigote liso, hizo de él la encarnación del vagabundo más tierno y cómico que logró marcar la historia del séptimo arte.

Su ingenuidad no tenía límites. Para aquel niño que creció contando los centavos, la mayor riqueza era la imaginación. Era un líder innato. Actuaba, escribía y dirigía. Poco antes de los 30 años firmó uno de sus contratos más importantes, el que pactó con la First National por un millón de dólares anuales.

Hizo parte de la Academia de las Artes de Berlín, ganó tres premios Óscar y recibió decenas de reconocimientos a su trayectoria. Grabó más de 80 películas. Se casó varias veces. Su corazón se paralizó en 1977, pero vuelve a latir entre sus seguidores cada 25 de diciembre, cuando el mundo recuerda que una mañana de Navidad el inolvidable Charles Chaplin murió en silencio.

Primera modificación : 26/12/2017

COMENTARIOS