La Federación Israelí de Ajedrez pide compensaciones tras el rechazo de visados por Riad

Anuncios

Jerusalén (AFP)

La Federación Israelí de Ajedrez reclamó este martes compensaciones financieras a la Federación Internacional, después de que varios de sus jugadores se vieran privados de visado por Arabia Saudita para un torneo internacional organizado en Riad.

Siete jugadores israelíes -cinco hombres y dos mujeres- habían solicitado un visado para participar en el torneo Rey Salmán de partidas rápidas y relámpago, previsto en Riad entre el 26 y el 30 de diciembre. Es la primera competición internacional de ajedrez organizada por Arabia Saudita.

Según las reglas de la Federación Internacional (FIDE), un país no puede privar a jugadores de participar en una competición, sea cual sea su nacionalidad.

Pero Arabia Saudita rechazó conceder en un primer momento los visados a los jugadores de tres países: Irán, su gran rival en Medio Oriente; Catar, con quien está en crisis diplomática desde junio; e Israel, con el que no tiene ninguna relación diplomática.

La FIDE anunció el lunes que había logrado "obtener visados para los jugadores de Catar e Irán", pero no para los participantes del Estado hebreo.

"El reino autorizó la participación de todos los ciudadanos. La excepción es un cierto país con el que el reino de Arabia Saudita no tiene relación diplomática y para el cual mantiene esta política", escribió en su cuenta de Twitter la portavoz de la embajada saudita en Estados Unidos, Fatima Baechen.

En reacción, la Federación Israelí de Ajedrez reclamó compensaciones financieras a la FIDE para los siete jugadores, "quienes han sufrido un perjuicio profesional y financiero" en este caso, aseguró su vocero, Lior Aizenberg.

Los israelíes también exigen a la FIDE que impida este tipo de comportamientos en el futuro asegurándose de que "cada país organizador de un torneo internacional, incluso los países árabes, se comprometa a recibir a los jugadores israelíes".

La FIDE no reaccionó a estas demandas.

Los deportistas israelíes se enfrentan a menudo a dificultades cuando quieren participar en competiciones en Medio Oriente.