Liberia celebra tras la Navidad la segunda vuelta de las presidenciales

Anuncios

Monrovia (AFP)

Al día siguiente de una Navidad más sobria de lo habitual, los liberianos están convocados a las urnas este martes para elegir al sucesor de Ellen Johnson-Sirleaf, unos comicios muy disputados que enfrentan a la leyenda del fútbol George Weah contra el vicepresidente Joseph Boaki.

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales para designar al sucesor de Johnson-Sirleaf, la primera mujer electa jefa de Estado en África, debía celebrarse el 7 de noviembre, pero los comicios fueron suspendidos in extremis por la Corte Suprema después del recurso presentado por el candidato que quedó tercero.

Los colegios electorales estarán abiertos desde las 08H00 hora local (GMT) a las 18H00, para que voten los 2,1 millones de ciudadanos registrados para votar.

El lunes los camiones que transportaban el material electoral, escoltados por los vehículos de la policía, salieron de los locales de la Comisión Electoral Nacional (NEC) en dirección a los distintos recintos de votación, indicaron periodistas de la AFP.

"No he pegado ojo en tres días. Hay que hacer todo lo posible para que todo salga bien, ya que esta elección es crucial", señaló un agente de policía.

En la primera vuelta celebrada el pasado 10 de octubre, Weah quedó primero con un 38,4% de los votos y Boakai, segundo con 28,8%.

Con los recursos judiciales, la fecha de la segunda vuelta cayó mal y perturbó para algunos la celebración de la Navidad.

"No podemos salir de fiesta porque tenemos que votar mañana", se quejaba el lunes Emmanuel Johnson, un habitante de Monrovia de 27 años.

"La atmósfera es totalmente diferente. Debido a las elecciones pero también porque la gente no tiene dinero", dijo por su parte Samuel Mehn, un padre de familia numerosa de 54 años.

- Seguros de la victoria -

George Weah, antigua estrella del PSG y del AC Milan en la década de 1990, parte como favorito tras haber sumado más votos en la primera vuelta y haberse impuesto en 11 de las 15 provincias que componen el país.

Paralelamente al proceso judicial trascurrieron las negociaciones para ganar el apoyo de los otros 18 candidatos de la primera vuelta que se selló con algunas certezas para Weah, como el apoyo de Prince Johnson, un antiguo señor de la guerra ahora convertido en predicador, muy popular en el poblado condado de Nimba.

Weah sumó también la adhesión del partido de Charles Brumskine y el jueves asistió a un acto público con Sirleaf, alimentando las especulaciones de que ella no está con el vicepresidente que la acompañó durante 12 años.

"Yo participé en competencias, algunas de las cuales eran difíciles, pues bien salí victorioso, así que sé que Boakai no puede vencerme", dijo a la AFP Weah antes de las elecciones.

El candidato de 51 años es muy popular entre los jóvenes.

"Yo tengo al pueblo conmigo, un gran partido y una coalición poderosa. Yo me preparé para dirigir este país y la victoria va a ser nuestra", afirmó el exfutbolista que el sábado reunió a miles de personas en el estadio más grande de Monrovia.

Según Weah, ha acumulado experiencia y aprendido de sus errores en sus dos intentos anteriores de presentarse a las urnas, en 2005 cuando intentó ser elegido presidente y en 2011 cuando acudió como aspirante a la vicepresidencia.

Desde 2014 es senador por la provincia de Montserrado, la más poblada del país, y como dupla eligió como candidata a la vicepresidencia a Jewel Howard-Taylor, exmujer del antiguo mandatario y señor de la guerra Charles Taylor.

Su elección fue criticada, sin embargo, Howard-Taylor también es una senadora respetada por sus propios méritos que le aporta muchos votos en el condado de Bong, un distrito clave para las elecciones.

Pero el oficialismo no baja los brazos y Boakai ha advertido a los jóvenes que no cometan el "error" de votar por Weah.

"La victoria es mia", dijo el domingo Boakai, de 73 años, ante unos cien militantes que se reunieron en su cuartel general el domingo.

"Vamos a rezar para que esta elección sea libre, justa y creíble", agregó en su discurso, muy crítico en las últimas semanas al rol de la Comisión Electoral.

La presidenta saliente, Ellen Johnson-Sirleaf, dejará el poder en enero después de 12 años en el gobierno, en los que tuvo que reconstruir el país después de la guerra civil (1989-2003) y supervisar la respuesta a la crisis del virus del Ébola (2014-16).

Sirleaf, premio Nobel de la Paz en 2011, ya no podía volver a presentarse después de dos mandatos.