Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

AQUÍ AMÉRICA

Brasil: el apoyo de los cristianos dispara a Bolsonaro

Saber más

CULTURA

La guerra que arrasó con el arte de Mosul y Palmira

Saber más

MEDIO AMBIENTE

Greenpeace: "La responsabilidad del consumo plástico es compartida"

Saber más

REVISTA DIGITAL

Twitter revela millones de mensajes provenientes de cuentas rusas

Saber más

ECONOMIA

Inflación en Argentina alcanza récord en lo que va del 2018

Saber más

Asia-Pacífico

Corea del Sur reaviva las tensiones con Japón por las “esclavas sexuales” de la Segunda Guerra Mundial

© Jung Yeon-Je, Pool, Reuters | Oh Tai-Kyu, jefe de la unidad especial para investigar el acuerdo de 2015 entre Corea del Sur y Japón sobre el asunto de las "mujeres de confort", habla durante una sesión informativa sobre su investigación en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Seúl, el 27 de diciembre de 2017.

Texto por Federico Cué Barberena

Última modificación : 02/02/2018

El presidente surcoreano Moon Jae-in aseguró que el acuerdo alcanzado en 2015 con el gobierno japonés sobre las “mujeres de confort” surcoreanas tiene serias fallas. Japón había señalado que cualquier intento de revisarlo podría dañar las relaciones.

Un panel surcoreano creado para investigar el convenio concluyó el miércoles 27 de diciembre que el reconocimiento no satisface las necesidades de las miles de niñas y mujeres obligadas a trabajar en los burdeles de militares de guerra de Japón, muchas de ellas coreanas, llamadas eufemísticamente “mujeres de solaz” por Japón.

El anuncio generó tensiones en las relaciones justo cuando ambos países, importantes aliados de Estados Unidos, buscan controlar los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte.

Este 28 de diciembre, a través de un comunicado emitido por su oficina, Moon Jae-in consideró que el acuerdo “no resuelve el problema de las ‘mujeres de confort’” porque es un convenio “político que excluye a víctimas y al público” y viola principios generales de la sociedad internacional.

No obstante, el presidente surcoreano no aclaró si su Ejecutivo dará por inválido el documento firmado en diciembre de 2015 o pedirá a Tokio renegociarlo, dos opciones que el país vecino se ha mostrado poco dispuesto a aceptar.

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores japonés dijo que el gobierno liderado por Shinzo Abe había transmitido su posición a Corea del Sur a través de canales diplomáticos tras las declaraciones de Moon, reiterando las declaraciones del 27 de diciembre del ministro de Relaciones Exteriores, Taro Kono, quien advirtió que cualquier intento de cambiar el acuerdo sería “inaceptable” y haría las relaciones “ingobernables”.

Consultado sobre si Moon evaluaba anular el acuerdo, el portavoz de la Casa Azul –nombre dado a la oficina ejecutiva y residencial del presidente de Corea del Sur-, Park Soo-hyun, consideró “inapropiado” mencionar esa posibilidad en este momento y aclaró que el gobierno surcoreano presentará su “posición final” sobre el tema.

Por su parte, según difundió la agencia de noticias Reuters, el diario comercial Nikkei de Japón citó el jueves a personas cercanas al primer ministro Shinzo Abe, quienes señalaron que el mandatario japonés “no cambiará ni siquiera un milímetro” del acuerdo.

En tanto, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores surcoreano, Roh Kyu-deok, señaló que “independientemente de la postura del gobierno japonés, tomamos los resultados de la investigación en serio y humildemente”, a la vez que agregó que Seúl formularía medidas de seguimiento lo antes posible para ayudar a las víctimas a “recupera el honor y curar las heridas en sus corazones”.

Para las víctimas, el acuerdo no las tuvo en cuenta

Según el entendimiento de 2015, Japón se disculpó oficialmente con las víctimas y proporcionó mil millones de yenes (8,8 millones de dólares) a un fondo para ayudarlas.

En aquél entonces, los dos gobiernos habían acordado que la cuestión sería “resuelta irreversiblemente” si ambos cumplían con sus obligaciones.

El convenio fue sellado el 29 de diciembre de 2015, cuando el Ejecutivo surcoreano era liderado por Park Geun-hye, antecesora de Moon Jae-in, quien ha decidido revisar los términos del entendimiento.

Desde entonces, las asociaciones de antiguas “esclavas sexuales” y otras organizaciones de la sociedad surcoreana consideraron que las disculpas de Japón no fueron suficientes y que el gobierno de Park Geun-hye no tuvo en cuenta a las víctimas de los abusos para cerrar el pacto, por lo que reclamaron una reevaluación.

Un tema históricamente sensible en las relaciones entre Corea del Sur y Japón

El tema de las “mujeres de confort” ha sido históricamente una fuente de rencor entre Japón y los países vecinos China, Corea del Norte y Corea del Sur desde la Segunda Guerra Mundial. Japón colonizó la península de Corea entre 1910 y 1945 y ocupó partes de China antes y durante el conflicto bélico.

El legado del gobierno colonial, especialmente el tema de las “mujeres de solaz”, sigue siendo muy sensible en Corea del Sur, mientras que en Japón, algunos ultraconservadores niegan que las mujeres hayan sido forzadas a trabajar en burdeles.

En 2014, el Comité de Derechos Humanos de la ONU pidió a Japón que aclarara el eufemismo de la expresión “mujeres de solaz”, mientras que un experto independiente en el panel pidió que sea reemplazada por “esclavas sexuales forzadas”.

El liberal Moon Jae-in llegó al poder en mayo de 2017 tras ganar unas elecciones anticipadas convocadas tras la destitución de su predecesora, Park Geun-hye, quien había recibido críticas por no consultar a las víctimas antes de sellar el acuerdo de 2015 y fue destituida este año bajo acusaciones de corrupción, por las cuales está afrontando un juicio.

Durante su campaña, Moon se comprometió a renegociar el acuerdo, el cual no tiene apoyo entre la sociedad surcoreana. Según una encuesta de diciembre de 2016, el 59 por ciento de los surcoreanos consideró que el acuerdo debería anularse, mientras que el 25,5 por ciento respaldó su mantenimiento.

Con Reuters y EFE

Primera modificación : 28/12/2017

COMENTARIOS