Combates en el noroeste de Siria causan 66 muertos

Anuncios

Beirut (AFP)

Los enfrentamientos entre las fuerzas del régimen sirio y combatientes yihadistas y rebeldes en la periferia de la provincia de Idlib (noroeste) causaron al menos 66 muertos en 24 horas, informó este viernes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Entre los muertos figuran al menos 19 civiles, entre ellos siete niños, fallecidos por bombardeos sirios y rusos (aliados del régimen de Bashar al Asad).

Desde el comienzo de la semana se libran enfrentamientos en los alrededores de esta provincia, de la que gran parte se encuentra bajo control de Fateh al Sham, el exbrazo de Al Qaida conocido en el pasado bajo el nombre de Frente al Nosra, según el OSDH.

El ejército progresó en los últimos días en esta zona y reconquistó varias localidades y pueblos en el extremo sudeste de la provincia de Idlib, lo que puede interpretarse como una señal de una futura ofensiva de gran envergadura.

"Al menos 27 soldados y combatientes prorrégimen y 20 yihadistas y rebeldes murieron en las últimas 24 horas en los combates", afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

Un corresponsal de la AFP, que se encuentra cerca del frente, oyó bombardeos intensos en la zona. Mensajes difundidos por altavoces en los pueblos rebeldes pedían a los habitantes que permanecieran en casa y les informaban de la anulación de la oración musulmana del viernes.

Cientos de civiles huían de sus aldeas a bordo de coches y camionetas transportando sus enseres personales y muebles. Se dirigían hacia la ciudad de Idlib, capital de la provincia que lleva el mismo nombre.

El ejército lanzó hace unos días una ofensiva en esta zona, situada a caballo entre la provincia de Idlib y la de Hama (centro).

En 2015, una coalición de rebeldes y yihadistas expulsó a las tropas sirias de la provincia de Idlib.

Hace varios meses, el grupo Fateh al Sham se impuso a sus exaliados rebeldes y actualmente controla la inmensa mayoría de la provincia de Idlib.

La guerra en Siria estalló en 2011 tras la represión sangrienta de manifestaciones pacíficas contra el régimen de Bashar al Asad y ha causado más de 340.000 muertos y millones de desplazados.