Terminan las evacuaciones médicas en una zona asediada de Siria

Anuncios

Duma (Siria) (AFP)

Trece civiles gravemente enfermos pudieron salir de la región asediada de Guta Oriental, cerca de Damasco, marcando el fin de una operación de evacuaciones de este enclave, indicó este viernes un responsable local.

En total, 29 personas fueron evacuadas entre el martes y el jueves por la noche de Guta, a cambio de que los rebeldes liberaran a 29 detenidos, conforme a un acuerdo cerrado entre el régimen e insurgentes, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Aún así, esos 29 son todavía muchos menos de las 500 personas que la ONU reclamaba que fueran evacuadas. Desde noviembre 16 personas murieron por los retrasos y los bloqueos en la operación.

Último bastión de la rebelión cerca de Damasco, Guta está asediada por las tropas del régimen desde 2013. Unos 400.000 habitantes están atrapados en esta extensa región, afectada por una grave escasez alimentaria y sanitaria.

"Trece civiles, incluyendo seis niños y cuatro mujeres, fueron evacuados el jueves a medianoche", indicó a la AFP el responsable sanitario local, que pidió el anonimato.

El OSDH, una organización que se apoya en una red de informadores repartidos por todo el país, devastado por la guerra desde 2011, también anunció el fin de la operación de la evacuación, hacia la medianoche.

Todas las evacuaciones se efectuaron desde Duma, pero los enfermos procedían de varias localidades de Guta.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que estuvo presente en los primeros días de evacuación, no estuvo en el terreno el jueves por la noche. La operación fue llevada a cabo por la Media Luna Roja siria.

En Duma, los trabajadores de ambulancias llevaban a los niños en brazos. A su lado, una mujer de 26 años, Marwa, aquejada de meningitis y tumbada sobre una camilla, estaba casi inconsciente, conectada a un aparato de respiración asistida.

Entre los pacientes, Fahed Al Kurdi, de 30 años y enfermo de cáncer de colon, fue transportado en ambulancia, así como Zuheir Ghazzawi, un niño de 10 años, también enfermo de cáncer y con una pierna amputada.

El miércoles y el jueves, 16 civiles enfermos ya habían sido evacuados de Guta hacia hospitales de la capital, Damasco, bastión del régimen. Muchos padecen cáncer, enfermedades crónicas o del corazón, según el CICR.

No se precisó si se iban a llevar a cabo nuevas evacuaciones.

Tanto las evacuaciones médicas como la llegada de ayuda humanitaria en Guta Oriental sólo pueden efectuarse con la autorización del régimen sirio, que, con el apoyo militar de Rusia e Irán, logró retomar el control de la mayoría de los territorios conquistados por los rebeldes.

El jefe del grupo de trabajo humanitario de la ONU para Siria, Jan Egeland, se mostró crítico con el acuerdo de intercambio en Guta, considerando que los enfermos y los niños no debían ser utilizados como "moneda de cambio".

A finales de octubre, la ONU condenó la "privación deliberada de alimentos para civiles" como táctica de guerra, tras la publicación de unas fotografías "impactantes" de niños de Guta.