Saltar al contenido principal
Ciencia y tecnología

Vehículos autónomos y armas 3D, en el centro de la controversia

Los vehículos autónomos y las armas impresas en 3D estuvieron en el centro de la polémica en 2018. Los autos, debido a sus avances pero también al accidente en el que falleció una peatón. Las armas, a causa de un bloqueo de los planos de fabricación en Estados Unidos.

Anuncios

Dos tecnologías estuvieron en el centro de la polémica durante el 2018: los vehículos autónomos y las armas 3D.

Vehículos autónomos: seguridad, pruebas y avances

Las pruebas de vehículos autónomos son cada vez más comunes. Alrededor de medio centenar de compañías se han centrado en testear estos autos sin conductor que cuentan con mapas precargados, cámaras y sensores. Es así como recorren vías, esquivan obstáculos y frenan en semáforos.

Los vehículos autónomos estuvieron en el ojo del huracán hacia el primer trimestre del año, cuando un auto de la compañía Uber, que realizaba pruebas en Arizona, atropelló a una mujer causándole la muerte.

Samir Estéfan, experto en tecnologías y consultor en transformación digital, asegura que este tipo de incidentes pueden impactar a las personas pero no hará que, en el futuro, los ciudadanos no confíen en los vehículos autónomos.

"Cuando uno compara que este año murió una persona en relación con vehículos autónomos y 1'250.000 fallecieron en accidentes de tránsito normales, o incluso con los 50 millones de personas que han resultado lesionadas en accidentes de tránsito en los que no había vehículos autónomos, los números demuestran que el camino es otro", indicó.

Al mismo tiempo, explica que en el caso particular de Uber "por una extraña razón el algoritmo cuando vio a la persona, no es que no la hubiera visto, es que la desechó como un error, no como un objeto que se atravesaba en la vía".

Estéfan destaca que durante 2018 se presentaron tres avances principales en cuanto a vehículos autónomos.

"En principio, se redujo el costo y el tamaño de los sensores. Eso ha permitido que más compañías empiecen a involucrar este tipo de tecnología en sus vehículos. El segundo tiene que ver con la cantidad de kilómetros recorridos en vías públicas, interactuando con gente, no en espacios controlados, y el tercero, la cantidad de información que los algoritmos han podido captar y sobre los cuales están aprendiendo".

Armas 3D: acceso, regulación y riesgos

Las armas 3D fueron un amplio tema de discusión en julio y agosto de 2018 debido a la decisión de la Justicia estadounidense de bloquear los planos de fabricación publicados por la compañía Defense Distributed.

La empresa logró un acuerdo con el Gobierno de Donald Trump para volver a subirlos a la web pero los fiscales de 19 estados y del distrito de Columbia lograron restringir su distribución gratuita.

Fue entonces cuando el fundador de Defense Distributed decidió vender los planos a precios irrisorios.

"El problema derivado de la publicación de estos planos radica en que las impresoras 3D en 2014 y 2015 todavía eran elementos más o menos extraños pero cada vez vemos más fabricantes de dispositivos, cada vez hay impresoras más económicas y cada vez vemos más avances tecnológicos", señala Estefan.

"Nadie sabe quién está imprimiendo qué, ni cuántas, ni para qué y al poder imprimir toda el arma menos una pequeña parte, la preocupación es que no hay trazabilidad. Nadie va a entender qué tan grande es el problema", afirma.

La principal preocupación respecto a las armas 3D surge de que estos instrumentos pueden burlar detectores de metal en aeropuertos y demás lugares y también de que no tienen serial por lo que si se ven implicados en algún delito, son imposibles de rastrear.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.