Ventas de autos bajan menos de lo esperado en diciembre en EEUU

Anuncios

Nueva York (AFP)

El mercado automotor de Estados Unidos se mantuvo mejor de lo esperado en diciembre, con los tres principales fabricantes del país registrando más ventas de lo previsto, aunque 2017 podría marcar el primer declive general desde 2009.

General Motors (GM) anunció el miércoles que vendió 308.539 vehículos nuevos el mes pasado, una baja del 3,3% en un año, pero el descenso fue menor que la disminución de 5,5% a 7,9% anticipada por las empresas Edmunds.com y Kelley Blue Book.

Como se esperaba, las ventas de Fiat Chrysler (FCA) se redujeron un 11% a 171.946 unidades, debido a su estrategia de reducir el parque propuesto a las compañías de alquiler de coches.

Ford, en tanto, gratamente sorprendido, reportó un aumento de ventas del 0,9% a 242.049 vehículos nuevos, principalmente gracias a una demanda aún fuerte de sus autos grandes. Los analistas esperaban un descenso de entre 2% y 2,4%.

"La asistencia a los concesionarios realmente despegó después de Navidad, ya que los constructores hicieron todo lo posible para registrar las ventas antes de fin de año", dijo Jessica Caldwell, analista de Edmunds.com.

Para todo el año pasado, los "Tres Grandes" de Detroit registraron una caída de las ventas, lo que confirma que el saldo de 2017 será menor al de 2016, año marcado por un récord histórico.

Los expertos esperan un total de 17,1 a 17,2 millones de automóviles nuevos vendidos en Estados Unidos en 2017, una disminución de poco más del 2% en un año. Esta sería la primera caída en las ventas desde la crisis financiera de 2009.

Durante el año, GM vendió un poco más de 3 millones de vehículos nuevos (-1,3% en un año) y Ford 2,57 millones (-1,1%). Fiat Chrysler no informó su cifra anual.

Un patrón emerge: los coches grandes (camionetas, todoterrenos y crossovers) son las locomotoras de las ventas, mientras que la demanda para los vehículos citadinos y sedanes continúa debilitándose.

Las cifras oficiales de toda la industria serán publicadas al final del día por Autodata.

En 2018, el panorama es mixto. Algunos expertos creen que las ventas se verán afectadas por los aumentos previstos en las tasas de interés por parte del banco central (Fed), mientras que otros sostienen que la recuperación económica y la esperada reducción de la regulación ambiental por parte del gobierno de Donald Trump debería alimentar la demanda de autos grandes.