Reino Unido

Boda real: la polémica por los habitantes de calle en Windsor

El príncipe Harry y su prometida Meghan Markle en el Palacio de Kensington.
El príncipe Harry y su prometida Meghan Markle en el Palacio de Kensington. Toby Melville/Reuters

Un político local pidió la acción de la policía para retirar a las personas que duermen en las calles de la turística ciudad de Windsor, como parte de los preparativos para el matrimonio del príncipe Harry.

Anuncios

Una inesperada controversia política se ha desatado a raíz de los preparativos para la boda del príncipe Harry y la actriz estadounidense Meghan Markle, que se llevará a cabo en Windsor el 19 de mayo. El protagonista de la polémica es Simon Dudley, líder del consejo municipal de la turística ciudad en donde se celebrará el matrimonio real.

El 27 de diciembre, Dudley denunció vía Twitter que “tristemente hay una epidemia de vagabundeo y gente durmiendo en la calle en Windsor” y pide la acción de la policía. El 2 de enero envió una carta al comisionado de policía del Valle del Támesis, Anthony Stansfeld, en la que amplía esta denuncia y afirma que algunos habitantes de la calle están allí por su propia elección. También afirma que algunas de estas personas son agresivas y que la situación en general “presenta a una hermosa ciudad bajo una triste y desfavorable luz”.

Las organizaciones benéficas para personas sin hogar reaccionaron con enojo ante la sugerencia de Dudley de que este asunto debería tratarse como un asunto policial para que Windsor pueda causar una impresión positiva a los visitantes que lleguen a propósito de la boda real. También rechazaron la afirmación de que estas personas vivan en las calles por elección.

Por su parte, el comisionado Stansfeld, conservador al igual que Dudley, dijo el jueves que tenía "un cierto grado de simpatía" con la posición del líder municipal, aunque reconoció que se trata de un problema que le concierne más al municipio que a la policía.

El asunto suscitó incluso la reacción de la primera ministra británica, Theresa May, quien dijo no estar de acuerdo con Dudley. "Creo que es importante que los consejos trabajen arduamente para garantizar alojamiento a las personas sin hogar, y donde hay problemas de personas que son agresivas pidiendo limosna en las calles, entonces es importante que los consejos trabajen con la policía para lidiar con ese acoso agresivo".

Algunos comerciantes de Windsor negaron conocer casos de personas agresivas pidiendo limosna en las calles. “Si les ofreces comida seguirán su camino, si eso es lo que quieres, siguen siendo humanos”, le dijo Sam White a AP. Zuhal Rooney dijo no haber oído comentarios negativos por parte de los visitantes: “Ninguno de los turistas, ninguno de los estadounidenses, que vienen muchos, lo han mencionado. Por supuesto que si ves gente tirada en la calle, no solo en Windsor, sino en todo Londres, es un gran gran problema. Debe ser tratado de manera humana”.

El Castillo de Windsor, donde se celebrará la boda del príncipe Harry, es una de las residencias favoritas de la Reina Isabel II. Es el castillo habitado más antiguo del mundo y atrae a 1,3 millones de visitantes cada año. En el 2018, gracias al matrimonio del príncipe Harry, se espera la llegada de miles de turistas más.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24