Saltar al contenido principal

Divisiones en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre las protestas en Irán

El miembro de la delegación iraní, Javad Safaei, observa a la embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Irán, el 5 de enero de 2018 en Nueva York.
El miembro de la delegación iraní, Javad Safaei, observa a la embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Irán, el 5 de enero de 2018 en Nueva York. Drew Angerer, Getty Images, AFP

Estados Unidos, impulsora de la reunión, reiteró su respaldo a las movilizaciones antigubernamentales y pidió “amplificar el sentimiento del pueblo iraní”. Rusia y Francia aseguraron que la comunidad internacional no tiene nada que hacer en el tema.

Anuncios

Estados Unidos había solicitado el encuentro del organismo el martes pasado, bajo el argumento de que la represión de las manifestaciones pudiera violar los principios de la Carta de la ONU, según explicó Nikki Haley, embajadora de ese país ante la ONU.

Sin embargo, para países como Rusia, Francia o Irán –que estuvo en calidad de invitado-, la reunión no era necesaria dado que se trata de un asunto interno del país asiático y advirtieron sobre la posible utilización política de la crisis iraní.

En medio de estas divisiones, la cita, que se extendió durante una hora y media el 5 de enero, cerró sin resoluciones específicas y con fuego cruzado entre las dos posturas expuestas.

En primera instancia, Haley reafirmó algunos de los argumentos que había utilizado para defender la convocatoria a la reunión, al señalar la necesidad de respaldar la “valentía” de los manifestantes que se expresaron contra el gobierno iraní.

La diplomática recordó que las movilizaciones se realizaron en 79 localidades distintas de Irán y las consideró como una “poderosa exhibición de lo que puede hacer gente valiente cuando está harta de un régimen opresivo y está dispuesta a arriesgar su vida en protestas”.

Para Haley, “el mundo debería aplaudir esa valentía” de los manifestantes que enviaron un “mensaje innegable” al gobierno iraní para que “cese su apoyo al terrorismo” y abandone el supuesto financiamiento “con millones de dólares” a combatientes extranjeros. “Hago un llamamiento para amplificar el sentimiento del pueblo iraní”, agregó la diplomática.

Según la embajadora estadounidense, el Consejo de Seguridad debe ocuparse de los temas ligados a los derechos humanos porque “las libertades no pueden ser separadas de la paz y la seguridad”, aunque la ONU cuenta con un consejo específico para esas cuestiones.

Rusia acusó a Estados Unidos de “abusar” del Consejo de Seguridad

La postura estadounidense no tuvo demasiado respaldo en el Consejo de Seguridad. Antes de ingresar a la reunión, el embajador francés ante la ONU, François Delattre, advirtió sobre la posible “instrumentalización política” de la crisis iraní desde el exterior.

Por su parte, una vez en el recinto, el diplomático manifestó su preocupación por la pérdida de visas en las protestas, pero remarcó que la salida a la crisis se dará mediante “un diálogo pacífico” que les corresponde sólo a los iraníes.

“Por más preocupantes que puedan ser, los acontecimientos ocurridos en los últimos días no representan una amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Debemos responder apropiadamente, con toda la vigilancia requerida por los riesgos de violencia contra los manifestantes pacíficos, pero evitando que manipulemos esta crisis, lo que sólo reforzaría las posturas extremas y tendríamos el efecto opuesto a lo buscado”, sentención Delattre.

En términos similares se expresaron los representantes de varios países, incluyendo al de Bolivia, Sacha Sergio Llorentty Soliz, quien advirtió que no debe haber intervención externa en el conflicto iraní.

China también describió la reunión como una intromisión en los asuntos de Irán, mientras que Etiopía, Kuwait y Suecia expresaron reservas sobre la discusión.

Mucho más duro en sus apreciaciones fue el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, quien consideró que “una vez más, Estados Unidos está abusando del Consejo de Seguridad” y acusó a Haley de usar “pretextos falsos” para lograr que la cuestión sea tratada en el organismo. Por último, pidió que dejen al Consejo “trabajar en los temas que fija la Carta de Naciones Unidas”.

En la misma línea, y en el marco de un extenso discurso, el embajador iraní, Gholamali Khosroo, sostuvo que el tema está fuera de las competencias del Consejo de Seguridad e insistió en que este es un capítulo más en “la larga historia de abusos” de Estados Unidos en su rol dentro de la ONU.

Para Irán, la reunión del Consejo de Seguridad fue un fracaso para Estados Unidos

Este 6 de enero, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif consideró que la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU impulsada por Estados Unidos fue otra “torpeza” en la política exterior de la administración de Donald Trump.

A través de su cuenta de Twitter, Zarif indicó que el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó el intento estadounidense de “apropiarse de su mandato” y celebró que la mayoría de los países insistió en “implementar plenamente” el acuerdo nuclear y “abstenerse de interferir en los asuntos internos de los demás”.

Al menos 21 personas murieron y cientos fueron arrestadas en medio de las protestas antigubernamentales y los disturbios por los problemas económicos del país. Hasta 42 mil personas participaron en las protestas, según el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, quien dijo que el gobierno supervisado por los clérigos exhibió "tolerancia" hacia las manifestaciones.

Como contrapartida, decenas de miles de personas asistieron a manifestaciones progubernamentales en los últimos días. Las autoridades dicen que las protestas contra el gobierno están disminuyendo.

Con EFE, DPA, AP y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.