Saltar al contenido principal

Siria: al menos 17 muertos tras bombardeos en las afueras de Damasco

Personas huyen en la ciudad sitiada de Hamuria, en Guta Oriental, el 6 de enero de 2018.
Personas huyen en la ciudad sitiada de Hamuria, en Guta Oriental, el 6 de enero de 2018. Bassam Khabieh, Reuters

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una serie de ataques aéreos del gobierno sirio y las fuerzas rusas mataron a 17 civiles, mientras que decenas resultaron heridos en Guta Oriental, una zona bajo control de los rebeldes.

Anuncios

De acuerdo al reporte del organismo, que tiene sede en Londres y basa sus informaciones en una red de activistas sobre el terreno, la zona más afectada fue Hamuria, donde 12 personas fallecieron, incluyendo dos niños y tres mujeres.

Además, la información de OSDH dio cuenta de otros dos muertos en el distrito de Madira y tres más en Arbin como consecuencia de los ataques lanzados el 6 de enero.

Por su parte, en Misraba, se registraron otros quince heridos, mientras que otros diez civiles fueron lastimados por el lanzamiento de misiles tierra-tierra en Harasta.

El jefe del Observatorio, Rami Abdel Rahman, indicó que aviones sirios y rusos “continuaron su intenso bombardeo en Guta Oriental, apuntando a varias áreas residenciales”.

Los bombardeos también provocaron el derrumbe de edificios, obligando a una rápida evacuación de la zona, a cargo de residentes y miembros del grupo de los Cascos Blancos.

“Estaba con otras personas cuando cayó un proyectil cerca. La explosión me tiró cinco metros”, explicó a la agencia AFP Mustafa Abu Badr, un residente de 33 años levemente herido en la cabeza.

La región de Guta Oriental se encuentra al oeste de la capital Damasco, y es uno de los últimos baluartes de la resistencia rebelde en el marco de la guerra civil siria. Se trata de una de las áreas más disputadas y es blanco de ataques aéreos casi a diario.

Los enfrentamientos se intensificaron en los últimos días luego de que, al inicio de la semana, una coalición de rebeldes y extremistas -que incluye al Organismo de Liberación del Levante, exfilial de Al Qaeda- rodeara la única base militar del Ejército sirio, con unos 200 soldados dentro. Sólo esta semana, 30 civiles murieron en bombardeos, mientras que casi un centenar perdieron la vida desde finales de diciembre de 2017.

Cerca de 400 mil personas habitan el enclave y permanecen bajo el control de la administración rebelde desde 2013. El bloqueo ha causado una grave escasez de alimentos y medicamentos para los habitantes del lugar.

Según informó la televisión oficial siria, los rebeldes respondieron los ataques aéreos con el disparo de proyectiles y misiles contra Damasco. En ese sentido, comentaron que la artillería rebelde mató a un civil en las contraofensivas del 6 de enero.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) expresó su preocupación por la dureza de los combates y alertaron sobre la situación humanitaria crítica que viven hace meses los civiles atrapados en Guta Oriental.

Más de 340 mil personas han muerto en Siria y millones fueron desplazadas desde que el conflicto comenzó en marzo de 2011 con protestas contra el gobierno.

Avance del Gobierno sirio contra los rebeldes en la provincia de Idlib

Por otro lado, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) y medios cercanos al gobierno de Bashar al-Ásad informaron que las tropas del Ejército sirio lograron nuevos avances contra los rebeldes al noroeste del país, luego de conquistar dos localidades de la provincia de Idlib.

En tanto, a través de Twitter, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) afirmó que en la ciudad de Marat al Numan, controlada por los rebeldes, el hospital de maternidad y la clínica infantil resultaron dañados por tercera vez en pocos días y quedaron fuera de servicio. En esa zona, en los últimos días, las fuerzas sirias y rusas intensificaron los bombardeos.

Idlib es la última provincia del país que permanece bajo control casi total de las fuerzas opositoras, entre las que domina Tahrir al Sham, cercano a Al Qaeda.

La región es disputada a pesar de la zona de seguridad establecida allí en septiembre en el marco de las negociaciones de paz entre el Gobierno sirio –respaldado por Rusia e Irán- y la oposición –apoyada por Turquía- en Astaná, Kazajistán, en paralelo al diálogo mediado por la ONU en Ginebra.

Con DPA, AFP y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.