Saltar al contenido principal

Siria: una explosión en una base rebelde dejó decenas de muertos en Idlib

Los servicios de emergencia y los socorristas buscan víctimas después de la explosión cerca de un cuartel rebelde en Idlib, al noroeste de Siria, el 7 de enero de 2018.
Los servicios de emergencia y los socorristas buscan víctimas después de la explosión cerca de un cuartel rebelde en Idlib, al noroeste de Siria, el 7 de enero de 2018. Yahya Nemah, EPA, EFE

Al menos 34 personas fallecieron tras un estallido cerca de unas oficinas de un grupo de militantes en la ciudad ubicada al noroeste del país. Mientras tanto, las fuerzas sirias y rusas intensifican los bombardeos en ese bastión rebelde sirio.

Anuncios

Según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), entre los 34 fallecidos hay 19 civiles, 11 de ellos niños.

La explosión ocurrió en la noche del 7 de enero en las inmediaciones de una sede de un grupo de militantes relacionados con Jabhat Fatah al Sham, el antiguo Frente al Nusra vinculado a Al Qaeda.

La naturaleza del hecho aún no fue establecida con claridad. El organismo señaló la existencia de versiones contradictorias, que atribuyeron el estallido a un coche bomba o el impacto de un proyectil arrojado desde un avión.

Las ambulancias se desplegaron en el sitio de la explosión y los equipos de rescate continuaron los esfuerzos para recuperar los cuerpos y los heridos de los escombros del edificio específico y las casas vecinas, explicó el OSDH.

A su vez, las autoridades no descartan que el número de víctimas mortales ascienda dado que hay heridos graves y desaparecidos entre los escombros.

El edificio alcanzado por la explosión fue un cuartel de la organización yihadista Soldados del Cáucaso, situado en la calle 30 de la ciudad. Esa facción, de tendencia salafista, está integrada mayoritariamente por milicianos chechenos y en el pasado colaboró con la exfilial siria de Al Qaeda.

Las fuerzas sirias y rusas intensifican los bombardeos y recuperan 14 localidades en Idlib

Una serie de aviones rusos realizaron este 8 de enero unos ataques en el este y sur de Idlib, según contó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). Ese organismo informó que, en las últimas 24 horas, al menos 21 civiles, entre ellos ocho niños, murieron como consecuencia de esos bombardeos.

Según el detalle brindado por el OSDH, los aviones atacaron áreas como Al Tamanea, Al Gadaqa, Yaryanaz, Sinyar, Tel Madij, Al Tah y Kafr Amim, sin que por el momento se informaran de nuevas víctimas.

De los 21 fallecidos durante los bombardeos del 7 de enero, once murieron cerca de Yaryanaz, mientras que otras tres en Kafr Nabel; tres, en Al Sheij Ahmad; dos, en Kansafra; y otras dos, en Abu Duhur.

Las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Ásad y los aviones de combate rusos han intensificado los ataques en las últimas semanas para expulsar a los rebeldes de Idlib, la única que continúa bajo control de los detractores sirios y dominada por grupos extremistas.

Sin embargo, según informó el OSDH, ese panorama comenzó a cambiar. Tras los ataques aéreos, las fuerzas aliadas a al-Ásad retomaron el control de 14 localidades en el sur y este de Idlib. Algunas de las poblaciones retomadas son Ayaz, Jirbet Abu Ania, Jirbet Yashut, Abu Tahiha, Farya, Al Daudia, Abu Alich y Yeb al Qasab.

El Observatorio explicó que el Organismo de Liberación del Levante, la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda, se vio obligada a replegarse de esas localidades ante el aumento de la ofensiva aérea rusa y siria.

De esta manera, las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados dominan casi por completo la frontera entre el sureste de Idlib y el noreste de la vecina región de Hama, cortando así el paso al grupo terrorista Estado Islámico, que aún mantiene presencia en algunos pueblos del noreste de Hama.

De esta manera, el Ejército sirio-ruso se encuentra a 11 kilómetros del aeropuerto militar de Abu Duhur, principal objetivo de la misión militar iniciada el 22 de octubre de 2017, actualmente en poder del Organismo de Liberación del Levante y otras facciones.

Según algunas estimaciones, en Idlib viven alrededor de dos millones de personas, incluidos aquellos desplazados de otras provincias. De acuerdo a datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), más de 60 mil personas huyeron de esa convulsionada región en los últimos meses debido a los frecuentes bombardeos de las fuerzas sirias y rusas.

El ejército de al-Ásad quebró el asedio rebelde sobre una base militar en Harasta

En la noche del 7 de enero, las fuerzas gubernamentales sirias rompieron el cerco que la alianza de rebeldes había impuesto en el edificio de la Administración de Vehículos de Harasta, donde decenas de soldados permanecen asediados.

Ahora, las tropas leales al presidente sirio Bashar al-Ásad intentan ampliar el pasillo abierto en las últimas horas hasta el inmueble para crear una zona de seguridad, según informó la agencia oficial de noticias SANA.

Ese edificio estaba sitiado por el Organismo de Liberación del Levante -la alianza de la antigua rama de Al Qaeda- y los grupos islamistas la Legión de la Misericordia y el Movimiento Islámico de los Libres de Sham desde el pasado 31 de diciembre.

Según el OSDH, las hostilidades han dejado 72 muertos de las tropas fieles al gobierno de Damasco y 87, en las filas de los islamistas desde finales de diciembre.

Con EFE y DPA

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.