EEUU investigará su reacción los "ataques" en Cuba

Anuncios

Washington (AFP)

El gobierno de Estados Unidos establecerá una comisión para investigar la reacción del Departamento de Estado a los alegados "ataques" contra su personal diplomático en La Habana, apuntaron este martes fuentes coincidentes.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado discutió en una audiencia este martes el estado de las investigaciones sobre lo ocurrido con 24 empleados de la embajada estadounidense en La Habana y la respuesta del Departamento de Estado a esa situación.

El presidente de ese Comité, el senador cubano-estadounidense Marco Rubio, alegó que la comisión de revisión debió haber sido ordenada ya a inicios del año pasado, cuando se verificaron los primeros casos de empleados de la embajada con síntomas fuera de lo normal.

"El Departamento de Estado no siguió la ley" al no haber determinado esa revisión ya el año pasado, dijo Rubio.

Durante la audiencia, tres funcionarios del Departamento de Estado apuntaron que continúan las investigaciones sobre los ocurrido en Cuba, y coincidieron en que se trató de algún tipo de "ataque".

Inicialmente, las autoridades estadounidenses especularon con la utilización de ultrasonido, aunque reportes de prensa apuntan que un estudio conducido por el FBI admitió ser incapaz de confirmar esa teoría.

Rubio afirmó este martes que es "irrelevante" saber si los ataques fueron realizados con algún dispositivo acústico o de microondas.

"Al fin del día sabemos que hubo un ataque y que hubo lesiones a 24 estadounidenses trabajando y viviendo en La Habana como parte de la embajada", dijo.

Rubio mencionó la posibilidad de que los ataques hayan sido perpetrados por grupos autónomos dentro del gobierno cubano, pero dijo no poseer evidencias sobre eso.

Cuba niega de forma tajante responsabilidad en los episodios, y su gobierno informó, al fin de una severa investigación, no haber hallado ningún indicio de que esos episodios siquiera hayan ocurrido.

Francisco Palmieri, subsecretario para el Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado, dijo que "de cualquier forma Cuba es responsable, porque debía garantizar la seguridad de todos los diplomáticos extranjeros en su territorio".

Según el Departamento de Estado, los primeros "ataques" ocurrieron en noviembre de 2016, podo después de las elecciones presidenciales estadounidenses, y los últimos se registraron en agosto del año pasado.

Como consecuencia de esta situación, Estados Unidos redujo el personal de su embajada en La Habana a su mínima expresión, y expulsó 17 diplomáticos cubanos que se desempeñaban en Washington.