Espaldarazo en España a Helena Maleno, protectora de migrantes en el mar

Anuncios

Madrid (AFP)

Organizaciones de defensa de los derechos humanos y decenas de personalidades respaldaron a la española Helena Maleno, investigada en Marruecos por tráfico de personas en relación con sus labores para evitar el naufragio de migrantes en el estrecho de Gibraltar.

La activista de 47 años, que desde hace años ayuda a los servicios de emergencia a localizar migrantes en dificultades en el mar, debía presentarse este miércoles a las 11h locales (10h GMT) ante un juez de Tánger, al norte de Marruecos, donde reside desde hace 15 años trabajando con la asociación Caminando Fronteras.

"Me parece increíble que una persona que haya salvado tantas vidas, que está tan entregada", sea investigada, declaró a la AFP Miguel Jesús Zea Gandolfo, responsable de Salvamento Marítimo en la ciudad andaluza de Almería.

"Afirmamos nuestra total solidaridad y apoyo a Helena Maleno", señala una petición firmada por unas 200 personalidades, entre ellas el actor Javier Bardem y la escritora Almudena Grandes, a favor de la "defensa del derecho a la vida" y rechazo a "la criminalización" de su labor. En Amnistía Internacional afirman estar "muy preocupados al respecto".

En España, la policía envió a la fiscalía un informe que la señalaba como sospechosa de trabajar para una "organización criminal" al transmitir a Salvamento Marítimo la ubicación de los migrantes, con miras a su traslado a costas españolas. Pero, en abril de 2017, la fiscalía decidió el archivo provisional del expediente al no apreciar delito.

El informe fue transmitido a la justicia de Marruecos, sin precisar que había sido archivado en España, según Maleno, que comparecerá ante un juez de instrucción por tráfico de migrantes, un delito que podría acarrearle una pena de cárcel. Preguntada por la AFP, la policía declinó comentar el caso.

- 'Detener estas muertes' -

Según Zea, gracias a Maleno "más de 10.000 personas" han sido rescatadas frente a las costas de Almería. En 2017, 223 migrantes murieron tratando de llegar a España por mar, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La Iglesia le ha dado su apoyo y la organización católica Cáritas intenta mediar en su favor ante las autoridades marroquíes. Maleno publicó en su cuenta de Twitter un vídeo de la catedral de Tánger repleta de migrantes rezando por ella el martes.

Desde 2007, esta activista ha servido de intermediaria de las familias de los migrantes para conocer su suerte ante las autoridades españolas tras atravesar el estrecho.

Poco a poco, su número de teléfono y el de su equipo en Caminando Fronteras se fueron esparciendo. Los inmigrantes la llaman desde el desierto o desde su embarcación para darle su localización aproximada. Ella a su vez la transmite a las autoridades para facilitar su rescate.

Experta en migraciones, Maleno suele participar en coloquios internacionales y sus publicaciones son apreciadas por sus colegas, según el sociólogo y experto en migraciones francés Olivier Peyroux.

Su oenegé defiende su causa ante la justicia, como en el caso del drama de Tarajal, cuando 15 migrantes se ahogaron frente a la ciudad española de Ceuta el 6 de febrero de 2014, bajo disparos de pelotas de goma de la Guardia Civil que podrían haber desempeñado un papel en su muerte.

Hija de jornaleros, Maleno creció a la sombra de grandes invernaderos de frutas y legumbres en El Ejido, en la provincia andaluza de Almería.

El nombre de su ciudad natal es también conocido por los disturbios racistas contra inmigrantes magrebíes ocurridos en febrero del año 2000, que dejaron 80 heridos tras un doble asesinato.

Desde entonces, esta licenciada en periodismo no ha cesado de denunciar el "negocio" alrededor de los migrantes: el que resulta del control migratorio, de la trata de clandestinos, del trabajo no declarado, el tráfico de órganos y la prostitución.

"Son esclavos y no ciudadanos, expulsados del Estado de derecho", declaró a la AFP la morena de cabellos negros que a veces se tiñe con henna.

El martes, se congratuló ante la AFP por la solidaridad en torno a su trabajo, ya que "todo el mundo se ha puesto a hablar del derecho a la vida. Europa nos quiere mostrar que el control migratorio es más importante, pero es falso". "Tenemos los medios para detener todas estas muertes".