Saltar al contenido principal

La controvertida respuesta de personalidades femeninas al movimiento #MeToo

La famosa actriz francesa Catherine Deneuve en Berlín, el 14 de febrero del 2017.
La famosa actriz francesa Catherine Deneuve en Berlín, el 14 de febrero del 2017. Gregor Fischer / DPA / AFP

Feministas se mostraron desconcertadas frente al artículo publicado el 9 de enero por un centenar de mujeres, entre ellas la actriz Catherine Deneuve en el que rechazan el “puritanismo” y las delaciones el caso Weinstein.

Anuncios

El 9 de enero del 2018, en el periódico francés Le Monde, un centenar de mujeres, entre ellas actrices, periodistas y filósofas, publicaron un artículo titulado: “Defendemos la libertad a importunar, indispensable para la libertad sexual”.

Las firmantes denuncian cierto tipo de feminismo que expresa “un odio hacia los hombres”. El artículo parece ser una respuesta al movimiento #MeToo (#YoTambién en español) y al hashtag francés correspondiente #BalanceTonPorc.

“La violación es un crimen. Pero la galantería no es una agresión machista”

Las firmantes, todas mujeres, escriben en Le Monde: “la violación es un crimen. Pero el coqueteo insistente o torpe no es un delito, y también la galantería no es una agresión machista”. Catherine Deneuve, un ícono del cine francés, y las otras mujeres se preocupan por la evolución del fenómeno #BalanceTonPorc que según ellas se ha convertido en una "caza de brujas".

Si bien las firmantes reconocen los puntos positivos de “la liberación de la palabra” tras las revelaciones de escándalo del productor Harvey Weinstein, rechazan la evolución del movimiento como lo explican: “nos ordenan a hablar como se debe, callar lo que enfada, y ¡todas las que rechazan estas ordenes son vistas como traidoras, cómplices!”.

Sobre todo, critican el exceso de un feminismo que empuja a las mujeres a "odiar a los hombres" y encerrarse en “una ola purificadora” que pone en riesgo la “libertad sexual”. Así advierten: “no nos identificamos con este feminismo que, más que una denuncia de los abusos de poder, tiene el rostro de un odio hacia los hombres y de la sexualidad”.

Además, llaman a matizar el comportamiento de algunos hombres recordando que una mujer que es tan fuerte para reclamar la igualdad de salarios puede hacer la diferencia entre una agresión sexual y un hombre coqueteando.

“Defendimos la libertad a importunar, indispensable para la libertad sexual. Hoy, somos bastante astutas para admitir que la pulsión sexual es por esencia ofensiva y salvaje, pero somos también suficientemente perspicaces para no confundir un coqueteo torpe y una agresión sexual”.

“Los puercos y sus aliado/as tienen razón para preocuparse (...) su antiguo mundo está desapareciendo”

Una treintena de personalidades feministas y miembros de asociaciones respondieron en el sitio franceinfo a cada argumento propuesto en el editorial de Le Monde.

Caroline de Haas, una de las feministas claves del movimiento #BalanceTonPorc, afirma que el documento firmado por Catherine Deneuve mezcla la seducción “basada sobre el respeto y el placer” y la “violencia” de una agresión o de un abuso.

La banalización de la violencia contra las mujeres es el punto central de la respuesta de las feministas. Según ellas, la crítica de las firmantes del artículo sobre la “libertad de importunar” sobre el exceso del movimiento de denuncias representa exactamente el problema actual.

Así la actriz italiana Asia Argento, una de las primeras en revelar el abuso sexual de Harvey Weinstein, publicó un tweet en el cual escribe que “Catherine Deneuve y otras mujeres francesas muestran al mundo cómo su misoginia interiorizada les ha lobotomizado hasta un punto de no retorno”.

Las firmantes feministas están convencidas que solo es el inicio del movimiento. Para ellas, las otras “intentan ocultar de nuevo el tabú que hemos empezado a levantar. Pero no lo lograrán”. Como una advertencia a todos y todas que podrían oponerse, declaran: “los puercos y sus aliado/as tienen razón para preocuparse. Su antiguo mundo está desapareciendo”.

Cualesquiera que sean las consecuencias sociales del movimiento en Francia, el asunto de la violencia de género no será olvidado, como lo demuestra la creación de Time’s Up, un fondo creado por actrices de Hollywood como Meryl Streep, para ayudar a las víctimas.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.