Las autoridades chinas descartan una marea negra por el buque en llamas

Anuncios

Pekín (AFP)

Las autoridades chinas, que seguían lidiando este miércoles con un petrolero iraní en llamas frente a las costas de Shanghái, descartaron un riesgo de marea negra, aunque anunciaron que 31 de los marinos del barco siguen desaparecidos.

El buque tanque Sanchi, con 136.000 toneladas de hidrocarburos ligeros (condensados), está en llamas desde el sábado por la noche tras un choque con un carguero chino.

El accidente se produjo a unas 160 millas náuticas (300 kilómetros) al este de la desembocadura del río Yangtsé, cerca de Shanghái, en el este de China.

La flotilla de barcos que se acercaron al buque para rescatar a su tripulación y limpiar los hidrocarburos tenía que afrontar los humos tóxicos, la lluvia y unos vientos fuertes en un mar agitado, que dificultaban la búsqueda de posibles supervivientes.

Entre los 32 miembros de la tripulación -30 iraníes y dos bangladesíes-, sólo se encontró un cuerpo, indicó el ministerio chino de Transportes, en un comunicado fechado el martes por la noche.

Pero "no se detectó ninguna fuga de petróleo importante en la superficie", indicó el ministerio, que había mencionado anteriormente "un riesgo de explosión o de naufragio" del petrolero, que sigue en llamas.

"Con el buque en llamas, la mayoría de esos condensados debería consumirse y no derramarse en el agua", estimó la organización Greenpeace en un comunicado enviado a AFP.

"Pero si el buque zozobra antes de que se consuman totalmente los hidrocarburos, las operaciones de limpieza serán extremadamente complicadas", añade.

El petrolero de pabellón panameño, de 274 metros de eslora, se dirigía hacia Corea del Sur. Pertenece a la National Iranian Tanker Company (NITC), que administra la flota de buques petroleros de Irán, indicó el ministerio de Petróleo iraní.

La otra embarcación implicada en la colisión, un carguero chino con bandera hongkonesa, transportaba 64.000 toneladas de cereales provenientes de Estados Unidos hacia China, según el ministerio de Transportes chino. Los 21 miembros de su tripulación, compuesta por chinos, fueron rescatados.