Saltar al contenido principal

Corea del Norte y Acuerdo de París: ¿Donald Trump se repliega?

El presidente estadounidense Donald Trump durante una rueda de prensa con la primera ministra de Noruega, el 10 de enero del 2018.
El presidente estadounidense Donald Trump durante una rueda de prensa con la primera ministra de Noruega, el 10 de enero del 2018. Jonathan Ernst / Reuters

Dos puntos clave del discurso del presidente de Estados Unidos podrían ser revisados en las próximas semanas: negociaciones con Corea del Norte y la salida de su país del Acuerdo de París.

Anuncios

Tras las discusiones entre las dos Coreas y la decisión de mandar una delegación de atletas norcoreanos a los Juegos Olímpicos de invierno en PyeongChang, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio un paso adelante cuando anunció estar dispuesto a empezar un diálogo con Corea del Norte.

Al mismo tiempo, Trump reveló estar pensando que Estados Unidos podría “retornar” al Acuerdo de París sobre el clima. El presidente había decidido salir del acuerdo internacional el 1 de junio del 2017, siguiendo una de sus promesas de campaña más importantes.

Al inicio del 2018, ¿el mandatario estadounidense estaría revisando su política mientras su país está cada vez más aislado en la escena internacional?

Moon: “hablar con Corea del Norte sobre la desnuclearización es la próxima etapa”

La Casa Blanca comunicó que durante una reunión telefónica con su homólogo surcoreano Moon Jae-In, Donald Trump declaró estar listo para hablar con Corea del Norte: “al momento oportuno y bajo las correctas circunstancias”.

Trump se congratuló del desarrollo de las discusiones entre las dos Coreas y afirmó que sin la participación estadounidense la reunión entre los dos países no habría ocurrido. Agregó que “quién sabe a dónde va todo. Con esperanza va a conducir hasta un éxito para el mundo – no solo para nuestro país sino para el mundo y vamos a ver en las próximas semanas y meses lo que va a ocurrir”.

La decisión de Donald Trump no significa no obstante el fin de las sanciones contra el régimen de Kim Jong-Un. En una declaración oficial, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, precisó que Moon y Trump “insistieron sobre la importancia de continuar con la campaña de alta presión contra Corea del Norte”.

De hecho, si las discusiones entre Estados Unidos y Corea del Norte podrían ocurrir, el tema de la desnuclearización de la península coreana sigue siendo la prioridad. El presidente Moon lo explicó: “solo es el inicio (…) hablar con Corea del Norte sobre la desnuclearización es la próxima etapa que debemos alcanzar”.

Sin embargo, Moon indicó que el objetivo de las sanciones impuestas a Corea del Norte por la comunidad internacional era para lograr un arranque en las negociaciones con el gobierno de Kim Jong-Un. Por lo tanto, “sanciones más fuertes y presión no harán más que aumentar tensiones y podría conducir a conflictos armados accidentales”.

El dirigente norcoreano resalta que no hablará de desnuclearización porque sus armas están dirigidas solo para Estados Unidos y no para Corea del Sur. Por su parte, Seúl dijo que, de acuerdo con Estados Unidos, ningún tipo de ejercicio militar tendrá lugar durante todo el tiempo de las discusiones entre Sur y Norte.

El presidente Donald Trump había declarado durante la Asemblea General de la ONU en el 2017 que aunque una solución diplómatica sería privilegiada, una opción militar podría ser considerada si las provocaciones norcoreanas no pararan.

Donald Trump: "francamente, es un acuerdo con el que no tengo problema"

Tras la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima, el presidente francés Emmanuel Macron había llamado a todos los responsables estadounidenses a continuar la lucha contra el cambio climático. Fue el episodio desencadenante de “Make our planet great again”.

Salir del Acuerdo de París era una de las promesas centrales de la campaña electoral de Donald Trump que había criticado regularmente los requisitos incluidos en el acuerdo. Justo después de su elección, nombró escépticos del cambio climático a puestos claves de su administración y de otras organizaciones nacionales.

Solo la semana pasada, el 5 de enero del 2018, Donald Trump decidió aprobar una medida para ampliar el territorio de las aguas de la costa del país para encontrar nuevos yacimientos de petróleo o gas. Una iniciativa que fue duramente criticada por ambientalistas que tienen miedo de los efectos sobre el medio ambiente.

Sin embargo, el 10 de enero del 2018, durante una rueda de prensa al lado de la mandataria noruega, Donald Trump anunció que Washington podría ser persuadido a “retornar” al Acuerdo de París. Explicó que su primera preocupación era que el acuerdo no era justo para su país: “trata a Estados Unidos de manera muy injusta”.

Ahora, Trump matizó su discurso. "Francamente, es un acuerdo con el que no tengo problema", remarcó pero dijo que es “un muy mal acuerdo” y que si se pudiera alcanzar uno nuevo, más beneficioso para su país: “entonces podríamos posiblemente retornar”.

Durante el One Planet Summit, recientemente organizado en París con dirigentes internacionales, personalidades políticas y figuras públicas como Bill Gates participaron. Sus acciones a nivel federal y global para reemplazar la ausencia de medidas gubernamentales estadounidenses recibieron el apoyo de la comunidad internacional, un punto que cada vez podría estarle haciendo más falta a Donald Trump en la actualidad.

Reuters y AP

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.