El prorruso Zeman, contra los liberales proeuropeos en los comicios checos

Anuncios

Praga (AFP)

Los checos votan este sábado por segundo día consecutivo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en las que ocho candidatos liberales se enfrentan al jefe del Estado saliente, Milos Zeman, prorruso y antimusulmán.

La jornada electoral del viernes estuvo marcada por la protesta de una activista del grupo feminista radical Femen. La joven, que llevaba el torso desnudo, se acercó al presidente checo poco después de su entrada en un colegio electoral y le gritó "puta de Putin", antes de ser apartada por los guardaespaldas de Zeman.

Visiblemente afectado por el incidente, el político de 73 años, que tiene una salud frágil y camina con un bastón, abandonó de inmediato el colegio electoral en compañía de su esposa, Ivana.

Regresó minutos después y afirmó, de buen humor, que se sentía "honrado por el hecho de haber sido atacado por el movimiento Femen, que también se metió con el papa".

- 'A pesar del movimiento Femen' -

"A pesar del movimiento Femen", dijo Zeman, sonriente, al introducir su papeleta en la urna. La activista ingresó en detención preventiva y podría ser imputada por alteración del orden público.

Estas elecciones con sufragio universal directo en dos vueltas podrían ser difíciles para Zeman, el veterano de la izquierda checa, famoso por sus modales bruscos y su hostilidad hacia la inmigración musulmana.

Entre los demás candidatos, su principal rival es un exjefe de la Academia de Ciencias, el proeuropeo Jiri Drahos, de 68 años, al que los sondeos dan vencedor en la segunda vuelta de los días 26 y 27 de enero.

Zeman, que no quiso participar en los debates electorales, cuenta con el apoyo de las zonas rurales y de los obreros. "He votado a Zeman, creo que sus opiniones son las más consistentes. Los demás candidatos son sólo una materia informe, no veo ningún motivo para elegirlos", contó el praguense Martin Sauta al salir de un colegio electoral el viernes.

El centrista liberal Drahos es el candidato favorito de los intelectuales y de los habitantes de las grandes ciudades.

- Unir a la sociedad -

"El presidente debería trabajar para unir a la sociedad. El actual presidente no une a la gente, la divide", declaró Drahos después de votar en Praga. Según él, el jefe de Estado "debería aportar cultura a la escena política y trabajar en la orientación prooccidental del país".

"No se puede decir que Jiri Drahos haya dominado los debates electorales, pero su principal ventaja es que un gran número de personas lo ven como lo contrario de lo que representa Milos Zeman", explica a la AFP un analista político independiente, Jiri Pehe.

Las elecciones presidenciales coinciden con la espinosa formación de un nuevo gobierno tras las legislativas de octubre de 2017.

Zeman nombró en diciembre un ejecutivo minoritario dirigido por el multimillonario populista Andrej Babis que, con toda probabilidad, no tendrá el respaldo del Parlamento.

Cerca de 15.000 colegios electorales abrirán sus puertas este sábado entre las 07h00 y las 13h00 GMT. Los primeros resultados significativos se conocerán probablemente durante la tarde.