Saltar al contenido principal

Kosovo pide la extradición de un israelí sospechoso de tráfico de órganos

Anuncios

Pristina (AFP)

Kosovo pidió el sábado la extradición de un israelí sospechoso de haber sido en su territorio el cerebro de una red de tráfico de órganos y quien fue detenido en Chipre a comienzos de enero.

"Haré lo posible para que esta persona, que además de los delitos criminales cometidos afectó a la imagen internacional de Kosovo, sea llevado ante la justicia para responder por sus actos", indicó el ministro kosovar de Justicia, Abelard Tahiri, en su cuenta Facebook.

Según la fiscalía, el israelí, que la prensa local identificó como Moshé Harel, es sospechoso de haber organizado más de 30 extracciones y transplantes ilegales en la clínica Medicus, cerca de Pristina, cerrada en 2008 cuando estalló el escándalo.

La policía kosovar anunció el 6 de enero su detención en Chipre.

Moshé Harel es inculpado también en Tel-Aviv con seis otros israelíes por pertenecer a una presunta red internacional de tráfico de órganos y transplantes ilegales activa en Azerbaiyán, Sri Lanka y Turquía.

En 2013, un tribunal europeo en Kosovo condenó a cinco médicos kosovares a penas de hasta ocho años de cárcel por tráfico de órganos, asunto que se remonta a 2008 y cuyas ramificaciones se extendieron por Europa, Norteamérica y Oriente Medio.

La Corte suprema de Kosovo anuló en 2016 este veredicto y ordenó un nuevo proceso que está en curso.

A los donantes, reclutados en Europa o en Asia central, se les prometía un pago de 15.000 euros y los receptores de órganos estaban dispuestos a desembolsar cada uno hasta 100.000 euros por una intervención quirúrgica.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.