Saltar al contenido principal

Apertura al público de la polémica nueva embajada de EEUU en Londres

Anuncios

Londres (AFP)

La nueva embajada de Estados Unidos en Londres abrió discretamente al público este martes, pocos días después de que el presidente Donald Trump anunciara que no quiere inaugurar el edificio, que considera demasiado caro y aislado.

Bajo la protección de policías fuertemente armados, y un frío glacial, el personal diplomático desembarcó en el nuevo edificio, situado en el suroeste de la capital británica.

Concebido por la firma de arquitectos estadounidense KieranTimberlake, el edificio de 12 pisos en forma de cubo tiene aires futuristas y goza de férreas medidas de seguridad. Esa fue la principal razón de su traslado, así como la falta de espacio y vetustez de las instalaciones en el elegante barrio de Mayfair, en el centro de Londres.

Pero al presidente Trump no lo convenció y no acudió a inaugurarla. "La razón por la que cancelé mi viaje a Londres es que no me entusiasma que la administración Obama vendiera la que quizás era la mejor embajada de Londres, y la mejor situada, por calderilla", escribió Trump en Twitter.

Según Trump, la embajada, cuyo traslado fue decidido en realidad por el presidente George W. Bush en 2008, habrá costado al final 1.200 millones de dólares.

La nueva embajada está situada en el barrio de Nine Elms, a orillas del Támesis, una zona que hasta ahora estaba mal conectada por el servicio público de transportes.

El edificio incluye un foso alrededor y su construcción ha generado un auge inmobiliario en el barrio.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.