Saltar al contenido principal

Birmania y Bangladés se dan dos años para repatriar a los refugiados rohinyás

Anuncios

Rangún (AFP)

Birmania y Bangladés acordaron este martes darse dos años para solucionar el regreso de los más de 650.000 rohinyás que abandonaron el territorio birmano desde finales de agosto, huyendo de la represión del Ejército.

Los dos países se pusieron de acuerdo en Naypyidaw, la capital birmana, "sobre el documento que tendrán que rellenar" los refugiados, indicó el Ministerio de Exteriores de Bangladés.

El acuerdo señala que el proceso "se completará preferiblemente en dos años desde el inicio de la repatriación", según el comunicado del ministerio.

Hasta la fecha, ninguno de los dos países había concretado un calendario. Naciones Unidas considera que esta minoría musulmana ha sido víctima de una "limpieza étnica".

Presionada por la comunidad internacional, Birmania prometió repatriar a los refugiados si podían probar que residían antes en territorio birmano.

Según el comunicado ministerial de Bangladés, se construirán cinco campamentos en el estado de Rakáin, al oeste de Birmania, donde vivían la mayoría de rohinyás.

Bangladés, que acoge casi un millón de rohinyás en su frontera sureste, en el que se considera hoy en día el mayor campo de refugiados del mundo, presiona al Gobierno de Aung San Suu Kyi para que lance el proceso de regreso de esta comunidad.

"En los próximos días, los refugiados podrán empezar a registrarse. El proceso podrá comenzar", explicó a la AFP Mohamad Sufiur Rahman, embajador de Bangladés en Birmania, aunque descartó que se efectúen los primeros regresos a finales de enero, como se había anunciado.

"Es imposible", afirmó. Numerosas asociaciones caritativas se preguntan, sin embargo, si los rohinyás, traumatizados por los abusos que dicen haber vivido, querrán volver a Birmania.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.