Saltar al contenido principal

Tabarnia, la ficticia región catalana no independentista, escoge presidente

Anuncios

Barcelona (AFP)

Un grupo de catalanes antiindependentistas presentó este martes la Plataforma por Tabarnia, una ficticia región fiel a España dentro de Cataluña que ya tiene incluso presidente y que, como el independentista Carles Puigdemont, se encuentra en el exilio.

"Ciudadanos de Cataluña, no estoy aquí", dijo por videoconferencia en su primer discurso como nuevo presidente tabarnés Albert Boadella, un dramaturgo catalán residente en Madrid y muy hostil a los nacionalistas.

A finales de año, la invención de Tabarnia causó furor en el país con una petición de separarse de Cataluña y seguir unida a España, que utilizaba en tono satírico los mismos argumentos de los independentistas catalanes.

La región comprende las áreas metropolitanas de Tarragona y Barcelona, ciudades de las que se forma su nombre, las zonas con menor arraigo del independentismo y que, según sus tesis, viven bajo el yugo de la Cataluña rural nacionalista.

"El arma más poderosa que tiene Tabarnia es este gran espejo en el que el independentismo se ve reflejado y ve reflejado lo absurdo de sus argumentos", dijo Jaume Vives, portavoz de la Plataforma por Tabarnia, en una rueda de prensa.

En ella, los promotores de esta iniciativa invistieron a su presidente por videoconferencia, tal y como quiere hacerlo en la realidad Carles Puigdemont, instalado en Bélgica y en riesgo de ser detenido si vuelve a España.

En su caso, el escogido fue Albert Boadella, un irónico dramaturgo conocido por sus furibundas críticas al independentismo y que desde 2007 no actúa en Cataluña, alegando que no hay libertad.

Hizo su discurso en una tarima con el emblema del "gobierno de Tabarnia" y rodeado por las banderas europea, española y tabarnesa.

La presentación del presidente ficticio se produce un día antes de la constitución del nuevo Parlamento catalán, en el que los partidos independentistas tienen mayoría absoluta de 70 escaños de 135 tras las elecciones del pasado 21 de diciembre.

Su principal candidato a presidente es Carles Puigdemont, pero quieren investirlo telemáticamente para evitar que sea detenido. Los servicios jurídicos del Parlamento, el gobierno español y la oposición estiman que sería ilegal.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.