Saltar al contenido principal

La Unión Europea llama al Reino Unido a reconsiderar el Brexit

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en el Parlamento europeo el 16 de enero del 2018.
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en el Parlamento europeo el 16 de enero del 2018. Vincent Kessler / Reuters

Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, afirmó que la Unión Europea está dispuesta a anular el Brexit si el Reino Unido “cambia de opinión”. Por su parte, la mandataria británica Theresa May rechazó la posibilidad de un segundo referendo.

Anuncios

Los líderes de las instituciones europeas alimentaron el debate sobre la posibilidad de un segundo referendo para el Brexit en el que le puedan dar la bienvenida al Reino Unido.

En Inglaterra, la clase política empieza a apoyar la idea de un segundo referendo para confirmar la salida del Reino Unido del bloque europeo o para anular la decisión del 23 de junio del 2016.

El exlíder del UKIP, el partido de Independencia del Reino Unido, Nigel Farage, fue el político más férreo en la campaña para salir de la Unión Europea. Sin embargo, Farage dijo la semana pasada que estaba pensando a apoyar un segundo referendo para “silenciar” sus oponentes. Al otro lado, el campo del “Remain” (Quedarse) asegura que si se está organizando un nuevo referendo  el resultado estaría a su favor.

Tusk: “el Brexit será una realidad”

Durante un discurso frente a los parlamentarios europeos, el presidente del Consejo, Donald Tusk, mostró su apoyo a los políticos británicos que están llamando a un segundo referendo.

Insistió en que el “Brexit será una realidad, con todas sus consecuencias negativas, en marzo del año próximo, a menos que haya un cambio de corazón por parte de nuestros amigos británicos”. Tusk afirmó también que “aquí en el continente, no hemos tenido un cambio de corazón. (…) Nuestros corazones siguen abiertos para ustedes”.

Donald Tusk citó también al representante británico para el Brexit, David Davis, cuando recordó que “si una democracia no puede cambiar su opinión, para de ser una democracia”. Solo un 52% del pueblo británico votó a favor del Brexit, con un 48% en contra. Recientes sondeos publicados en los medios británicos mostraron una diferencia más estrecha, con un aumento de los votos en contra del Brexit.

La declaración del presidente del Consejo fue confirmada por Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea que está encargada de negociar la salida del Reino Unido. Juncker agregó que espera que el mensaje “sea escuchado en Londres”.

A pesar de la voluntad mostrada por Bruselas de mantener al Reino Unido en la Unión Europea, Theresa May rechazó firmemente la idea de organizar un segundo referendo, aunque ella hizo campaña en el 2016 para mantener a su país en la Unión.

Su portavoz informó que “el pueblo británico votó para dejar la Unión Europea y eso es lo que vamos a hacer”. Gran Bretaña y la Unión Europea alcanzaron un acuerdo sobre las condiciones del divorcio en diciembre del 2017. Las negociaciones sobre los términos del periodo de transición después de la fecha oficial del Brexit, el 29 de marzo del 2019, deberían empezar en febrero del 2018.

Tusk: “necesitamos más claridad por parte del Reino Unido”

Los 27 países de la Unión Europea demostraron una unidad excepcional durante todo el tiempo de las negociaciones sobre las condiciones del divorcio. Un logro que Tusk quiere mantener porque: “el trabajo más duro está por delante y el tiempo es limitado”. El frente unido mostrado por los Estados europeos está fracturándose sobre qué tan radical debería ser el Brexit.

Para anticipar las negociaciones de abril, Donald Tusk pidió “más claridad por parte del Reino Unido. Una vez que tengamos su visión, los líderes podrán encontrarse y decidir sobre qué tipo de futura relación queremos con el Reino Unido como un tercer país”.

El reto esencial para el Reino Unido es lograr un acuerdo beneficioso para su economía que podría ser debilitada por el Brexit. Las futuras relaciones con el bloqueo europeo se concentran sobre la posible firma de un acuerdo comercial y hasta qué punto Gran Bretaña permanecerá vinculada al mercado único y a la unión aduanera.

El principal negociador europeo, Michel Barnier, exigió que un contrato marco esté listo para octubre de 2018 y sea ratificado antes de la fecha del Brexit por los parlamentos de los países miembros y el del Reino Unido.

Theresa May se enfrenta a un desafío “contra-reloj” para llegar a un acuerdo y evitar el escenario catastrófico de una ruptura brutal de su país con la Unión Europea. La factura del divorcio para el Reino Unido llega a 50 mil millones de euros.

Con AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.