Saltar al contenido principal

El Parlamento catalán celebra su sesión inaugural con un futuro incierto

Los legisladores catalanes participan de la sesión constitutiva del Parlamento catalán en Barcelona, el 17 de enero de 2018.
Los legisladores catalanes participan de la sesión constitutiva del Parlamento catalán en Barcelona, el 17 de enero de 2018. Albert Gea, Reuters

La nueva cámara está conformada por los legisladores electos en diciembre. Es el primer paso para la formación de un gobierno local. La mayoría independentista acordó proponer como presidente a Carles Puigdemont, que se encuentra en Bruselas.

Anuncios

Cataluña inicia este 17 de enero un nuevo camino que, aún así, no disipa las dudas sobre el futuro político de la región, tras la crisis surgida de la puja con el gobierno de España por la campaña secesionista.

La formación del nuevo Parlamento catalán, que celebra su sesión inaugural con los legisladores electos en los comicios de diciembre de 2017, es el primer paso hacia la formación de un nuevo gobierno local.

Esa elección, impulsada por Madrid de manera anticipada tras la intervención del gobierno regional mediante el artículo 155 de la Constitución española, no logró frenar, aunque sí mermar, el liderazgo de los partidos secesionistas en el Legislativo catalán.

Con 70 escaños, los dos principales partidos independentistas, Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra Republicana (ERC), mantienen la mayoría en la cámara. Sin embargo, el movimiento se ha visto debilitado por sus propias decisiones, dado que cinco parlamentarios electos, entre los que se encuentra el expresidente Carles Puigdemont, se encuentran en Bruselas, mientras que otros tres están cumpliendo penas de prisión en Madrid por cargos ligados al referendo independentista, que el Gobierno español consideró inconstitucional.

Sin la posibilidad de votar en persona, la opción que impulsaron estos sectores fue la de un voto diferido a través de alguno de los legisladores presentes. Esta alternativa, finalmente, fue desestimada por Puigdemont y los otros cuatro parlamentarios que están en Bruselas, pero sí será utilizada por los tres encarcelados, Oriol Junqueras, Joaquim Forn y Jordi Sánchez.

Este miércoles 17 de diciembre será el primer paso para definir el futuro político de Cataluña. Los legisladores definirán los integrantes de la comisión parlamentaria, que tendrá la decisión final sobre si permitirá a Carles Puigdemont participar en actividades de la cámara desde Bruselas, donde se encuentra para evitar los cargos de rebelión y sedición por los que es juzgado en España.

Los independentistas impulsan a Puigdemont, el Gobierno español amenaza con nuevas represalias

La clave del futuro político en Cataluña está ligado a si, en las próximas semanas, el Parlamento catalán permite que Carles Puigdemont sea investido como nuevo presidente de la comunidad autónoma del noreste de España pese a encontrarse en Bruselas.

A última hora del martes 16 de enero, los partidos independentistas JxCat y ERC acordaron respaldar a Puigdemont como líder del Ejecutivo catalán, dado que fue el principal candidato de la lista independentista más votada en las elecciones regionales de diciembre.

Sin embargo, esa iniciativa promete no ser fácil de llevar a cabo. En primer lugar, los asesores legales del Parlamento catalán advirtieron que para que Puigdemont pueda ser investido como presidente, en caso de ser elegido, debería presentarse de manera física en la cámara y no a través de vídeoconferencia, como fue una de las sugerencias de los sectores independentistas.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, amenazó con tomar nuevas medidas si el independentismo prosigue con la investidura de Puigdemont. El mandatario calificó de “absurda” la sugerencia de impulsar la candidatura del expresidente localizado en Bruselas y anticipó que Madrid mantendría la intervención mediante el artículo 155 que impuso tras la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

Además, el jefe de Estado español consideró que la salida para la crisis política de la región autónoma es que los sectores independentistas, mayoría en el Parlamento, propongan un candidato “limpio”, descartando así la posibilidad de que alguno de los legisladores que se encuentran con causas abiertas en la Justicia española puedan asumir la presidencia de Cataluña.

La Mesa del Parlamento, con su presidente más joven

No obstante esto, la última palabra sobre este tema la tendrá la futura Mesa del Parlamento, órgano directivo de la cámara, que decidirá si habilita la investidura a distancia de Puigdemont.

Ese ente estará presidido por Roger Torrent, legislador de 38 años propuesto por ERC. Este politólogo es alcalde de Sarrià de Ter y se convertirá en el presidente más joven del Legislativo catalán.

En la última cámara, Torrent fue portavoz adjunto del bloque independentista Junts pel Si y tuvo un papel destacado en la última campaña electoral, al ser el segundo candidato de la lista de ERC por la región de Gerona.

Torrent será el encargado de reemplazar a Carme Forcadell, también integrante de ERC, que también está siendo investigada por la causa de rebelión, aunque se encuentra bajo libertad condicional, y días atrás rechazó la posibilidad de ser reelecta al mando del Parlamento porque consideró que la nueva cabeza del organismo legislativo debe ser “una figura libre de procesos judiciales”.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.