Gobierno uruguayo desconoce a productores movilizados como interlocutores

Anuncios

Montevideo (AFP)

El gobierno uruguayo solo negociará con las grandes gremiales del sector agropecuario en busca de soluciones a la caída de rentabilidad del sector, que desató crecientes protestas de miles de productores "autoconvocados" en las rutas del país.

"Uruguay tiene institucionalidad. (...) Nuestros interlocutores son las gremiales y ahí trabajamos", dijo en rueda de prensa el nuevo ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech.

El jerarca repetía la postura del presidente Tabaré Vázquez, que se reunió el lunes de urgencia con algunas de las gremiales del sector, mientras crece el descontento en el agro por una suba de tarifas de energía, agua, impuestos y del combustible, decidida por el Ejecutivo para paliar el déficit fiscal de 3,6% que tiene Uruguay.

Consultado sobre si aceptaría dialogar con delegados de los productores que salen cada día a las rutas desde hace una semana y se manifiestan por fuera de las gremiales tradicionales del campo, el ministro evitó una respuesta concreta y reiteró que "la institucionalidad" será la prioridad.

Cuando se le preguntó sobre si tiene conocimiento de quienes integran este movimiento que gana en fuerza en Uruguay, respondió: "Hay cosas que yo no puedo explicar. (...) Hay una realidad, hay un movimiento, ahora quiénes están atrás de eso y participando... yo no estoy. Hay un montón de gente que no está... Estamos en un país libre y democrático".

El fin de semana, un artículo del ex ministro de Agricultura Andrés Berterreche, del sector oficialista del ex presidente José Mujica (2010-2015), generó polémica al señalar que las manifestaciones son protagonizadas por "hombres y mujeres del campo arriados a puro tuit de unos yuppies urbanos".

Sobre estas afirmaciones Benech concluyó: "Tiene que preguntarle a los que están del otro lado, yo no estoy".

En las rutas, pequeños productores familiares, medianos, grandes, empleados y comerciantes locales, piden rebajas luego de los ajustes decididos por el Ejecutivo.

"Sstas cosas dividen", dijo Benech. "Precisamos un país unido, no dividido", añadió.

Su antecesor, Tabaré Aguerre, que ocupaba el cargo desde 2010, dejó la cartera el viernes en medio del surgimiento de las protestas.