Saltar al contenido principal

Cuatro meses después del incendio, el Museo Nacional de Brasil acoge su primera exposición

Una mujer observa los fósiles de un réptil durante la exposición "Cuando no todo era hielo, nuevos descubrimientos en el continente antártico", en el Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, el 16 de enero de 2019.
Una mujer observa los fósiles de un réptil durante la exposición "Cuando no todo era hielo, nuevos descubrimientos en el continente antártico", en el Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, el 16 de enero de 2019. Antonio Lacerda / EFE

La institución presentó su primera muestra tras el siniestro que destruyó el 90 por ciento de sus instalaciones en septiembre de 2018. La exhibición trata sobre descubrimientos realizados en la Antártida.

Anuncios

El Museo Nacional de Brasil inauguró en Río de Janeiro su primera exposición tras el incendio que destruyó el 90 % de sus instalaciones hace cuatro meses.

La muestra, llamada “Cuando no todo era hielo, nuevos descubrimientos en el continente antártico”, refleja el trabajo realizado por paleontólogos en la zona y exhibe fósiles, herramientas utilizadas por el equipo de investigación, tiendas de campaña y fotografías, entre otros elementos.

La exhibición representa un renacer para el museo tras el devastador incendio ocurrido el 2 de septiembre de 2018, que afectó a la mayor parte de la vasta colección de artefactos y fósiles con los que contaba la entidad fundada hace 200 años.

El presidente de la institución, Alexander Kellner, consideró que la actividad “demuestra que el museo sigue vivo y continúa cumpliendo su función”. “Solo vea, cuatro meses (desde el incendio) y tenemos una exposición, y en condiciones muy pobres. Es un proyecto de investigación y teníamos dinero solo para esta exhibición”, confesó.

El museo de Río de Janeiro contaba con un repertorio de 20 millones de artículos, incluidos elementos egipcios y grecorromanos y el cráneo humano más antiguo del hemisferio occidental.

De acuerdo a los administradores, seis de las piezas de la muestra (es decir, el 1 % de la exhibición) fueron rescatadas de las llamas que arrasaron el edificio.

Desde entonces, las autoridades han trabajado para restablecer el funcionamiento del museo y, para ello, han contado con ayuda internacional. Según explicó Kellner, “Alemania está ayudando directamente”.

“Estamos trabajando para recibir la segunda parte (del dinero), y estamos trabajando en diferentes áreas para ver cómo otros gobiernos pueden ayudar. Estuvimos en conversaciones con el gobierno francés que también quiere asistirnos, por lo que estamos trabajando en esa dirección”, destacó.

Además, el funcionario confesó sus intenciones de reunirse con las autoridades del nuevo gobierno liderado por el ultraderechista Jair Bolsonaro para “mostrar nuestro plan” y enseñar que el museo “no está a la deriva”.

El pterossauro, estrella de la exposición

Acerca de la exposición, la paleontóloga Juliana Sayao sostuvo que uno de los elementos más llamativos es un fósil que corresponde a un resto de pterossauro, un reptil volador que fue registrado por primera vez en la Antártida durante el período Cretáceo.

Según Sayao, la exposición, que forma parte del proyecto Paleoantar, estaba planificada para octubre de 2018 y que, a pesar del incendio, los equipos decidieron seguir adelante con la muestra.

La exhibición –que abrió sus puertas al público el jueves 17 de enero y permanecerá abierta hasta mayo, con entrada gratuita- cuenta con dos salas. En la primera de ellas, se presenta una simulación de las condiciones en las que trabajaron los investigadores en la Antártida. Y en la segunda, se exhibe una representación de cómo era el lugar hace 90 millones de años.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.