Abuso infantil

Las autoridades presentaron 38 cargos contra la pareja que secuestró a sus 13 hijos

David Turpin y Louise Turpin, la pareja que mantuvo secuestrados a sus 13 hijos en condiciones inhumanas, se declararon inocentes ante los cargos presentados por un juez en Riverside, California, EE. UU.
David Turpin y Louise Turpin, la pareja que mantuvo secuestrados a sus 13 hijos en condiciones inhumanas, se declararon inocentes ante los cargos presentados por un juez en Riverside, California, EE. UU. Frederic J. Brown / Pool / Reuters

David y Louise Turpin, la pareja que mantuvo secuestrados a sus 13 hijos en condiciones inhumanas, fue acusada por 38 cargos y de ser hallados culpables podrían afrontar hasta 94 años de cárcel.

Anuncios

Sigue en proceso el juicio contra David Turpin y Louise Turpin, la pareja que mantuvo secuestrados y en condiciones inhumanas durante años a sus 13 hijos en su casa en Perris, California, situada a 113 kilómetros al este de Los Ángeles.

Las autoridades del condado de Riverside, formularon 38 cargos contra los Turpin, entre ellos 12 por tortura, 12 por detención ilegal, siete por abusos a un adulto dependiente, seis por abuso de menores y uno por acto lascivo sobre un menor. Este último imputado a David Turpin.

Los Turpin, que tendrán su próxima cita judicial el 23 de febrero, se declararon "no culpables" ante los cargos imputados, por los cuales en caso de ser encontrados culpables podrían afrontar hasta 94 años de prisión. El juez que lleva el caso estableció una fianza de 12 millones de dólares para cada uno.

Michael Hestrin, fiscal de Riverside: "un caso de depravación humana"

Las autoridades de la localidad californiana de Perris reconocieron estar aún intentando comprender qué llevó a esta pareja a encerrar a sus 13 hijos en casa y a llegar al extremo de encadenar a tres de ellos.

Según Michael Hestrin, fiscal de Riverside, "parece un caso de depravación humana". En un primer registro de la vivienda, la policía pudo constatar que tres de los hijos del matrimonio permanecían encadenados a distintos muebles, rodeados por un mal olor que denotaba una grave situación de insalubridad.

Hestrin señaló que los Turpin compraban alimentos y juguetes, pero no permitían que los tocaran. "Estos castigos se alargaban por espacio de semanas e incluso meses en ocasiones", indicó Hestrin. Además habló de constantes "palizas, estrangulaciones, violencia y encadenamientos" por parte de la pareja.

Otro aspecto que desató todas las alarmas entre las autoridades locales fue la clara desnutrición que sufrían los 13 jóvenes que, debido a la falta de alimento, fueron identificados en principio como menores a pesar de que sus edades están entre los 2 y los 29 años. Uno de ellos, incluso, pesaba apenas 37 kilos.

Los Turpin les permitían bañarse una sola vez al año y todos debían acostarse a las 5 o 6 de la mañana. Dormían todo el día y estaba despiertos toda la noche."Estamos hablando de un abuso físico y emocional severo", señaló Hestrin.

Una de las víctimas logró escapar y denunciar a sus padres ante la policía

Este caso salió a la luz pública porque una de las víctimas, una joven de 17 años, logro escapar de su casa y llamar a la policía.

Según otra información obtenida por las autoridades, la pareja Trupin se instaló en Perris en 2014, luego de conseguir una licencia que acreditaba que su residencia servía, además, como escuela. Antes de trasladarse a California, la familia vivió en Fort Worth, Texas, durante 17 años. 

Un dato macabro surgido de la investigación es que en la cuenta de Facebook de David Turpin aparecían numerosas fotos de toda la familia en la que sus hijos posaban sonrientes en lugares turísticos como Disneylandia.

Por ahora, los jóvenes están hospitalizados y recibiendo alimentación para recuperarse de su mal estado de salud.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24