Siria-Turquía

Erdogan espera que la operación militar contra los kurdos "termine pronto"

Un tanque de guerra militar turco llega a una aldea en la frontera entre Turquía y Siria en la provincia de Kilis, Turquía.
Un tanque de guerra militar turco llega a una aldea en la frontera entre Turquía y Siria en la provincia de Kilis, Turquía. Stringer / Reuters

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró en un evento de su partido que espera que sus tropas terminen pronto la operación militar contra las milicias de la guerrilla del YPG en el norte de Siria.

Anuncios

Un día después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunciara el inicio de la operación "Rama de olivo" para quitarle el control de Afrín a las milicias kurdas de Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las autoridades de ese país dieron a conocer el domingo 21 de enero que ya ingresaron al cantón kurdo de Afrín los primeros soldados turcos y algunos de sus aliados del Ejército Libre de Siria (ELS).

Así lo confirmó el primer ministro turco, Binali Yildirim, quien además señaló que en dicha región hay "entre 8.000 y 10.000 terroristas" del YPG. Turquía considera a esta organización como terrorista y una filial del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), activo en suelo turco.

La YPG ha sido el principal aliado de EE. UU. en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria, aunque en el cantón de Afrín no hay presencia militar estadounidense, que se concentra en el territorio bajo control kurdo al este del río Éufrates.

El objetivo de Turquía es crear una "zona de seguridad" de 30 kilómetros al interior de Afrín. Actualmente, la zona que separa el cantón de Afrín del resto de territorio kurdo está controlada por milicias sirias, opuestas al régimen de Bashar al Ásad y respaldadas por las tropas turcas que invadieron esta zona en 2016 en la llamada Operación Éufrates, dirigida contra el EI.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las tropas turcas y los rebeldes sirios tomaron el control del pueblo de Shenkal, la primera localidad que arrebatan a las milicias kurdas en la ofensiva. Sin embargo, los miembros de la YPG lo negaron. En un tuit, aseguraron que no hay "ningún progreso de las tropas turcas y sus mercenarios en Afrín". "El pueblo de Shenkal está todavía bajo nuestro control, pero los choques fuertes continúan", afirmaron.

Erdogan: "Si Dios quiere, terminaremos pronto esta operación"

El presidente Erdogan declaró en un evento de su partido, celebrado en la ciudad de Bursa, en el noroeste de Turquía, que esperaba que sus tropas terminaran pronto su ofensiva contra las milicias kurdosirias del YPG.

"Terminaremos en nuestro país con las organizaciones terroristas. Aquellos que quieran venir desde Siria, pagarán un alto precio. Tras esta operación, nunca podrán enfrentarnos", dijo Erdogan durante su discurso.

"Afrín tiene un 55 por ciento de población árabe, y un 35 por ciento kurda que se asentaron más tarde. Nuestro objetivo es que la población autóctona vuelva a Afrín. Tenemos 3 millones de sirios en nuestro país, queremos enviarlos a sus tierras lo antes posible", añadió.

El jefe del Estado turco también advirtió al principal partido prokurdo, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que no intenten organizar protestas en las calles para oponerse a la ofensiva. "Quieren que la gente salga a la calle, pero nadie saldrá. Llevaremos a cabo una operación contra aquellos que atacan nuestras fronteras o nos golpean desde adentro", advirtió Erdogan.

Al Ásad acusa a Erdogan de apoyar el terrorismo con su ofensiva en Afrín

El presidente sirio, Bashar al Ásad, se pronunció sobre la ofensiva turca y acusó a Erdogan de promover el terrorismo. "La brutal agresión turca contra la ciudad siria de Afrín no se puede disociar de la política del régimen turco desde el primer día de la crisis siria, que se ha basado principalmente en el apoyo al terrorismo y a las organizaciones terroristas bajo distintos nombres", dijo Al Ásad durante un encuentro en Damasco con el presidente del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores de Irán, Kamal Jarazi.

El sábado, el gobierno sirio había hecho un llamado a la comunidad internacional de detener "de inmediato" la ofensiva de Turquía contra Afrín. "Siria pide a la comunidad internacional que condene esta agresión turca y adopte medidas para detenerla de inmediato", exhortó una fuente de la cancillería en declaraciones a la agencia de noticias oficial siria, SANA.

Francia pide reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU

Ante la tensa situación en la frontera sirio-turca, la comunidad internacional ya se pronunció. Francia pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU. El jefe de la diplomacia gala, Jean-Yves Le Drian, hizo un llamado en favor de un alto al fuego y de un "acceso humanitario incondicional" a la zona.

Francia, según añadió Le Drian posteriormente en un comunicado, "pide a las autoridades turcas que actúen con retención en un contexto difícil en el que la situación humanitaria se deteriora en varias regiones de Siria como consecuencia de las operaciones militares emprendidas por el régimen de Damasco y sus aliados". El país galo solicitó, además, un acceso humanitario "sin demora" en la zona de Guta Oriental, en el este de Damasco, "donde 400.000 civiles sitiados están en una situación crítica".

La Casa Blanca también se pronunció a través de un comunicado en el cual pidió a Turquía "ejercer moderación" en su acción militar en la frontera con Siria.

En las últimas 24 horas, al menos siete civiles, entre ellos un niño de 8 años, han fallecido por los ataques aéreos y de artillería de Turquía contra Afrín, de acuerdo con los últimos datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24