La región siria de Afrin, laboratorio de la administración kurda autónoma

Anuncios

Beirut (AFP)

La región siria de Afrin, objetivo de una ofensiva turca, fue conocida durante mucho tiempo por sus olivares y fue la primera zona en la que los kurdos de Siria instalaron una administración autónoma en 2012.

El ejército turco anunció el sábado una operación aérea y terrestre contra este enclave, situado en el norte de Siria y controlado por una milicia kurda que Ankara considera una organización terrorista.

- ENCLAVE ASEDIADO

La región de Afrin, situada en el noroeste de la provincia de Alepo, está bordeada por Turquía al norte y al oeste, y por las regiones controladas por los rebeldes sirios favorables a Ankara al sur y al este.

La única vía hacia el mundo exterior es una carretera que lleva a Alepo, la segunda ciudad de Siria, situada a 60 kilómetros de Afrin.

"Es la única puerta de salida para la región de Afrin, que está casi asediada", considera Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"La mayor parte del tiempo esta ruta está abierta, pero los combatientes de las localidades de Nebol y Zahra la cierran en algunas circunstancias", añade.

La región, de mayoría kurda, incluye unas 360 ciudades y pueblos.

- PIONERA

Después del inicio de la guerra en Siria, en 2011, los kurdos, concentrados en el norte del país adoptaron una posición "neutra" respecto al poder y la rebelión.

En 2012, tras la retirada de las fuerzas gubernamentales de la zona, Afrin se convirtió en la primera región kurda que escapó del control del régimen de Bashar al Asad y cayó en manos de la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG).

En Afrin aparecieron entonces por todas partes fotos de Abdulá Öcalan, líder histórico encarcelado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), organización considerada "terrorista" por Ankara.

Los líderes kurdos en Siria utilizaron Afrin como un laboratorio de administración autónoma que sería aplicada más tarde a otras regiones kurdas del país.

Los habitantes empezaron a hablar en lengua kurda, prohibida durante mucho tiempo por el gobierno sirio, y establecieron escuelas, centros culturales y fuerzas de seguridad.

- MONTAÑOSA Y AGRÍCOLA

Más de un millón de personas, miles de ellas desplazadas por el conflicto, viven en la región montañosa de Afrin, conocida en el pasado por su agricultura, especialmente por sus olivares.

Su topografía permitió a los combatientes kurdos consolidar sus posiciones cavando trincheras para evitar los ataques de los rebeldes.