Retorno al Vaticano

El papa se despidió de Perú: balance de tres días, entre ovaciones y protestas

Papa Francisco saluda con la mano durante una ceremonia en el aeropuerto de Lima el 21 de enero de 2018.
Papa Francisco saluda con la mano durante una ceremonia en el aeropuerto de Lima el 21 de enero de 2018. Osservatore Romano/Handout via Reuters

Miles lo acompañaron en su recorrido por Puerto Maldonado, Trujillo y Lima, las tres ciudades que eligió para estrechar los lazos entre el Vaticano y el pueblo católico. Desde hace más de 30 años, Perú no recibía la visita de un obispo de Roma.

Anuncios
A diferencia de Chile, el papa Francisco llegó y se fue de Perú en olor a multitud. El paso de Jorge Mario Bergoglio por la tierra de los incas, fue seguido por fieles que llegaron de diferentes partes del territorio peruano, e incluso desde el extranjero.
 
Dicen que la fe mueve montañas y es ese fervor el que llevó a muchos, como Fernando Ríos, a abrirse paso entre la multitud, para pedirle al pontífice argentino una bendición que alivie el mal que padece su hija Tania Valentina, una niña a que a sus escasos nueve años, permanece inmóvil en una silla de ruedas. “Siento una felicidad enorme y agradezco que nos haya dado la bendición a todos, no solamente a mí, a mi familia, sino a todas las personas que tenemos a algún familiar con enfermedad”, dijo.
 
Puerto Maldonado, el momento cumbre de la visita del papa
 
El momento cumbre de la visita de Francisco fue en Puerto Maldonado, un encuentro con la población que habita en la Amazonía. Allí exigió el respeto a los pueblos originarios que son amenazados en sus territorios por grandes intereses económicos que depredan bosques, contaminan ríos, y afectan gravemente los ecosistemas para extraer petróleo, gas, oro, y madera.
 
“En este encuentro rescata toda esa sabiduría de los pueblos amazónicos por el cuidado de la zona amazónica, del bosque amazónico; pero además nos desafía a todos a pensar juntos, desde esa sabiduría de los pueblos originarios, cuales son las situaciones en las que deberíamos trabajar”, señala Carlos Quintana, vicario de la selva.
 
El papa Francisco fue "recibido como una estrella de rock"
 
Son estas actitudes del papa Francisco las que despiertan más simpatía en Perú, un país de mayoría católica que desborda en efervescencia ante su presencia. “Aquí en Perú, a diferencia de Chile, ha sido recibido como una estrella de rock, una suerte de Mick Jagger vestido de blanco", afirma Pedro Salinas, analista político y también víctima de abuso sexual, por parte de la organización católica 'El Sodalicio de Vida Cristiana'.
 
Ese fanatismo que genera en los peruanos el jerarca de la iglesia católica, motivó a Elena Urrutia, una humilde madre de familia, a dejar por horas su hogar para obtener un ingreso extra con la venta de artículos conmemorativos a la visita de Francisco. “Vendo polos del papa, cuadros con las estampitas, vendo muy bien”, acotó.
 
La gira pastoral del papa le sonó a música celestial al sector hotelero, ante la inminente llegada de más de un millón de turistas al Perú. “Alrededor de 1.2 millones de viajeros extranjeros arribaron a Colombia por el periplo del papa Francisco en 2017 y esperamos que nuestro país haya recibido una cantidad similar de turistas porque el papa atrae gente”, manifestó Tibisay Monsalve, gerente general de la Sociedad de Hoteles del Perú.
 
El presidente Pedro Pablo Kuczynski espera beneficiarse, tras la visita del papa
 
Otro que también ha querido beneficiarse con el aura del Vaticano es el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien acompañó al papa Francisco en el recorrido por Puerto Maldonado, Trujillo y Lima, con la finalidad de elevar su nivel de aceptación en la población que quedó en 20% - el más bajo desde que asumió el poder en julio de 2016 - después de la sesión de destitución en el Congreso, que fue aplacada con el indulto humanitario otorgado a Fujimori.
 
El interés político del mandatario lo llevó a invertir más de 11 millones de dólares del erario nacional, en la logística necesaria para la visita del obispo de Roma. “Es tan importante darle al santo padre la bienvenida a esta casa para que nos renueve nuestra fe. Y nos dé un empujón hacia la paz y el diálogo”, expresó un emocionado Kuczynski, al recibir a Francisco en el Palacio de Gobierno.
 
Pero como dicen las sagradas escrituras: muchos son los llamados y pocos los elegidos. Es probable que ni el papa Francisco, salve a Kuczynski de un nuevo intento de destitución. “Este papa no le va a hacer el milagro, porque este papa no hace milagros. Si Kuczynski cree que este es el momento que puede elevar su popularidad, durará una semana. No va a pasar nada, Kuczynski no va a terminar su mandato. Estamos ante un presidente con una situación sumamente precaria”, afirma Salinas.
 
Denuncias de pederastia dentro del clero
 
El líder mundial del catolicismo retorna a Roma, pero deja a un país de mayoría católica que ha disminuido y se prevé que siga bajando. Un informe elaborado por el Pew Research Center, revela que el número de fieles cristianos en el Perú se redujo de 92,7% a 76%, en dos décadas.
 
“Es verdad que el número de personas comprometidas en la iglesia católica ha ido disminuyendo, pero eso también habla de esa pluralidad necesaria en nuestra sociedad”, sostiene el vicario Quintana.
 
No resultaría raro que las denuncias de pederastia dentro del clero, hayan acelerado este descenso. El Sodalicio de Vida Cristiana cometió abusos sexuales, físicos y psicológicos durante varios años a decenas de niños, adolescentes y jóvenes. La fiscalía ordenó prisión preventiva al fundador Luis Figari y contra otros miembros que se encuentran prófugos de la justicia.
 
Jorge Mario Bergoglio ha preferido no hablar sobre las víctimas de abusos en Perú. Se lo acusa de encubrimiento y de tener poco interés en el tema. “Ocho días antes de venir al Perú, el papa anunció la intervención del Sodalicio a través de un comisario, cuando este caso ya lo había cerrado el propio papa y el propio vicasterio del cual depende el Sodalicio, entonces ¿cómo se explica este anuncio de último minuto? Como un operativo de relaciones públicas, como una operación para mejorar la imagen y la reputación eclesial”, denuncia Salinas.
 
Los portavoces del clero rechazan cualquier tipo de encubrimiento del pontífice argentino, hacia los sacerdotes acusados de pederastia. “Él ha sido enérgico y poco antes de la visita a Perú, ha hablado del Sodalicio y de cómo ha intervenido y puesto allí a los obispos para que trabajen estos temas. No es un tema que sea tabú o que no se quiera trabajar, sino es un tema que debe seguir ciertos procedimientos”, afirma Quintana.
 
Víctimas como Salinas no creen que el papa Francisco esté dispuesto a sancionar a los sacerdotes imputados. “No va a pasar nada. Por más cosas que diga el papa, que va a hacer, no va a pasar nada. La iglesia de ahora no ha cambiado con Francisco, no cambió con Benedicto XVI, no cambió con Juan Pablo II, es la iglesia de siempre. Es la iglesia de toda la vida. Van a decir una cosa, van a predicar A, y van a hacer B”, dijo.
 
El papa Francisco finalizó en Perú la gira más difícil en América Latina, que podría complicar su pontificado con cuestionamientos y críticas a la iglesia, por los escandalosos casos de abusos sexuales.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24