Saltar al contenido principal

Al menos 22 personas muertas en Bengasi tras doble atentado

Reuters

Dos coches bomba estallaron cerca a una de las mezquitas del barrio Almaniya en Bengasi, la segunda ciudad de Libia. El lugar suele ser visitado por uno de los grupos salafistas aliados a Jalifa Haftar, ahora hombre fuerte del país.

Anuncios

Este 23 de enero estalló un coche bomba en una mezquita en el barrio Almaniya, en Bensasi, Libia. Cuando los servicios de emergencia reaccionaron y atendían a los heridos vino el segundo bombazo, con el mismo método.

Fuentes médicas confirmaron a AFP que ya son 22 las personas muertas tras este doble atentado que enrarece aún más la situación en Libia que no se ha repuesto desde la victoria militar contra Muamar al Gadafi y ha sido calificada como “Estado fallido”.

“Entre las víctimas mortales hay varios agentes de seguridad y miembros de los servicios sanitarios. Algunos de los heridos están muy graves” dijo una fuente de seguridad a la agencia  EFE en la mañana del martes, donde se alertaba que la cifra de víctimas podría ascender.

Bengasi, Libia

Miembros de uno de los grupos salafistas que apoyan al mariscal Jalifa Haftar se encontraban en el lugar afectado. Haftar, actual comandante de las fuerzas armadas libias, fue miembro de la cúpula de Gadafi y tras ser reclutado por la CIA se convirtió en un enconado contradictor luego de 40 años de servicio al derrocado líder.

Ahora presentado como hombre fuerte del país, sumergido en el caos y la guerra civil, Haftar ha combatido a los grupos yihadistas, los principales sospechosos de este último atentado por la forma de actuar, según EFE. Estos grupos extremos aún conservan algunas zonas adyacentes a Bengasi, por lo que el peligro de confrontación es permanente.

La situación en Libia bordea el desorden constitucional y la guerra civil desde 2011 cuando se derrocó a Gadafi por la vía militar y con el apoyo de varios gobiernos extranjeros. Siete años después, las dos autoridades que se disputan el poder: una en Trípoli aupada por la ONU y la otra en Tobruk bajo el mando de Haftar, no han podido normalizar la situación.

Libia padece una maraña de todos los males: tráfico de armas, extremismo, contrabando. El mal cada vez se hace más amplio y deja más víctimas.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.