Saltar al contenido principal

Cilic y la posibilidad de aguar la fiesta del 20º Grand Slam de Federer

Anuncios

Melbourne (AFP)

Gran favorito en la final del Abierto de Australia, Roger Federer (N.2) se encontrará el domingo en Melbourne (08h30 GMT) con el croata Marin Cilic (N.6), en un excelente momento de juego y que amenaza con aguar la fiesta del 20º Grand Slam de la leyenda suiza.

"Es un ganador, no es alguien que llega hasta aquí por llegar. A veces te encuentras gente que da la impresión de estar contenta por haber llegado a donde está, pero él viene para más que eso", señaló Federer.

"Su victoria en el US Open (2014) demuestra que lo puede hacer, un poco como Stan (Wawrinka)", añadió, utilizando un argumento que el croata usa a menudo.

Fue en aquella ocasión cuando Cilic logró su única victoria ante Federer (en nueve partidos), en semifinales, antes de que lograra el título en la final frente a Kei Nishikori.

Desde entonces el suizo ha ganado tres partidos al croata, nacido en Bosnia-Herzegovina hace 29 años. Los dos últimos, en 2017 en Londres, en la fase de grupos del Masters en noviembre y en la final de Wimbledon en julio. Lastrado por una ampolla en el pie, Cilic no pudo ofrecer su mejor versión aquel día.

Esta vez el número seis mundial llega en su mejor momento, a pesar de que ha tenido que utilizar más energía que Federer para alcanzar su primera final en Melbourne (ha pasado seis horas más en la pista).

- Agresividad por las dos partes -

"Me siento muy bien físicamente, aunque varios de mis partidos han superado las tres horas (tres, incluido el cuartos contra Rafael Nadal, que se tuvo que retirar lesionado en el quinto set). Mi nivel de tenis ha sido muy bueno durante el torneo, he jugado mejor que el año pasado, soy más agresivo", explicó Cilic.

Tendrá que continuar por esa vía para poder hacer daño a Federer, espectacular a sus 36 años. El croata intentará hacer valer su primera bola -es el segundo en la clasificación de aces con 107 desde el debut del torneo, 18 por partido- y buscar atacar al suizo desde el principio cuando le toque restar.

"Si comenzamos a correr detrás de la pelota será muy duro", dijo el seis mundial, que no tiene la regularidad necesaria para ganar una batalla de peloteos desde el fondo de la pista.

Para Federer todo marcha sobre ruedas. La pequeña desventaja de tener un día menos para recuperarse tras la semifinal fue anulada por el abandono del surcoreano Chung Hyeon, víctima de una ampolla, que se retiró tras apenas una hora de juego.

El suizo, vigente campeón y que acumula cinco títulos en Australia, no ha sufrido en ninguno de sus seis partidos. El más largo fue contra el checo Tomas Berdych y duró 2 horas y cuarto.

"Creo que lo he hecho todo bastante bien. Si no he perdido un set desde el comienzo del torneo, es que todo debe marchar bien", dijo el suizo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.