Saltar al contenido principal

Erdogan promete "aplastar" toda amenaza para Turquía en el norte de Siria

Anuncios

Oncupinar (Turquía) (AFP)

La ofensiva del Ejército turco contra una milicia kurda aliada de Estados Unidos en el norte de Siria entró este sábado en su segunda semana con nuevos ataques aéreos y de artillería, y la promesa de Ankara de "aplastar" toda amenaza.

Aunque varios países occidentales pidieron contención, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este sábado que su gobierno está decidido a "aplastar como una apisonadora" toda amenaza contra Turquía.

Turquía lleva a cabo desde el 20 de enero una ofensiva en la región de Afrin, en el noroeste de Siria, contra las Unidades de Protección Popular (YPG), a las que considera "terroristas". Sin embargo, esta milicia kurda es una aliada de la coalición internacional contra el grupo Estado Islámico (EI).

El sábado se reanudaron los combates entre las fuerzas de Ankara y las YPG en el noroeste de la región de Afrin. "Los ataques aéreos continúan, pero con menos intensidad debido al mal tiempo", indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La operación, bautizada "Rama de Olivo", reforzó las tensiones existentes entre Ankara y Washington, cuyas relaciones están envenenadas desde hace un año por su desacuerdo respecto a las YPG.

- "Destrozar el terrorismo" -

Durante una conversación telefónica la noche del viernes, el consejero de seguridad nacional del presidente estadounidense, H.R. McMaster, "confirmó" al portavoz del presidente turco Ibrahim Kalin que Washington no proporcionaría más armas a las YPG, afirmó este sábado la presidencia turca.

En otra conversación telefónica, el miércoles entre Erdogan y Donald Trump, se puso en evidencia el creciente abismo entre Turquía y Estados Unidos, cuando ambas administraciones dieron versiones considerablemente divergentes de la conversación.

Despreciando los llamados de Estados Unidos a la "contención", Erdogan amenazó el viernes con ampliar la ofensiva turca a otras zonas al norte de Siria controladas por las YPG, como la ciudad de Manbij, donde están desplegados cientos de soldados estadounidenses.

Y este sábado el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu, dijo que "es necesario que [Estados Unidos] se retire inmediatamente de Manbij".

"No importa el nombre de la organización terrorista, ya sea Dáesh [acrónimo en árabe del EI], el PKK o las YPG. Con ayuda de Dios, los aplastaremos como una apisonadora", prometió Erdogan este sábado en un discurso en Estambul.

"Continuaremos nuestra operación [en Afrin] hasta que sea destrozada la cabeza del terrorismo", insistió el primer ministro, Binali Yildirim. "No importa lo que digan unos y otros".

Frente a la ofensiva turca, la administración semiautónoma de Afrin exhortó el jueves al régimen de Damasco a intervenir para impedir los ataques.

Los grupos kurdos sirios, que controlan actualmente los dos tercios de los aproximadamente 900 kilómetros de la frontera con Turquía, mantienen una relación ambigua con el régimen sirio, evitando enfrentamientos. La oposición siria acusa a los dos campos de colusión.

Según el OSDH, los enfrentamientos dejaron más de 110 muertos desde el sábado pasado en ambos bandos, además de 38 civiles, muertos en la mayoría de los casos en bombardeos turcos.

Según Ankara, que desmiente cualquier ataque contra civiles, tres soldados turcos murieron y 30 resultaron heridos desde el inicio de la ofensiva.

Del lado turco, varios proyectiles lanzados desde Siria cayeron sobre ciudades fronterizas, especialmente Kilis y Reyhanli, dejando al menos cuatro muertos en ocho días.

La intervención turca en Afrin, que había sido evocada desde hacía meses, se vio precipitada por el anuncio de que la coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos iba a crear una "fuerza fronteriza" compuesta sobre todo por miembros de las YPG.

Varios países, como Alemania y Francia, al igual que la Unión Europea, expresaron su preocupación por la intervención turca, que complica aún más la guerra en Siria, causante de más de 340.000 muertos desde 2011.

burx-gkg/bds/sgf/eg

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.