Saltar al contenido principal

Despiden a la poeta nicaragüense Claribel Alegría

Anuncios

Managua (AFP)

Familiares y poetas despidieron el sábado con un emotivo funeral a la poetisa nicaragüense Claribel Alegría, premio Reina Sofía 2017, quien murió el pasado jueves a los 93 años tras una extensa labor literaria.

Los restos de Alegría fueron cremados y enterrados en un pequeño nicho que yace bajo un árbol de roble, en el cementerio Las Sierras de Santo Domingo, al sur de la capital, donde también descansa su esposo Darwin Flakoll, fallecido en 1995.

A los funerales asistieron amigos, poetas como Gioconda Belli, Gloria Gabuardi, y sus hijos Patricia, Maya, Erick, quien reside en Estados Unidos y Karen, radicado en Francia.

Alegría "fue un ejemplo de vida hermoso, optimista, alegre, con una enorme capacidad de ser amiga, de saber dar amor a los demás. Fue una escritora comprometida con Centroamérica y lo que estaba pasando en el mundo", declaró Belli a la AFP.

"Su legado principal es su poesía extraordinaria, bella, muy bien construida", destacó Belli, quien en 1978 compartió con Alegría el premio Casa de las Américas, y a quien dijo recordará como una mujer "feliz y que dio mucha felicidad".

"Amo la vida y todo lo me rodea" y "no le temo a la muerte en absoluto, estoy lista", dijo en vida hace unos meses la poeta Alegría a un programa televisivo.

Alegría, quien decía que la poesía era su "pasión" y razón de ser, escribió 40 obras, novelas y testimonios que fueron traducidos a 14 idiomas.

En mayo de 2017 fue galardonada con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que otorga la Universidad de Salamanca y el Patrimonio Nacional de España.

Entre sus obras se destaca "Cenizas de Izalco" -que escribió junto con su esposo, el escritor y diplomático estadounidense Darwin Flakoll- donde relata la masacre de miles indígenas ocurrida en 1932 en El Salvador, donde Claribel vivió su infancia.

Alegría decidió ser poeta a los 14 años después de leer al gran poeta alemán Rainer Rilke y escuchar a su padre declamar al poeta nicaragüense Rubén Darío.

Estudio filosofía y letras en Estados Unidos, donde fue discípula del poeta español Juan Ramón Jiménez, y donde contrajo matrimonio en 1947 con Flakoll, a quien consideró su alma gemela y su mejor amigo.

Fue muy amiga del célebre poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, con quien impartió hasta hace unos años talleres de poesía a los niños con cáncer de un hospital de Managua.

También fue amiga de grandes literatos latinoamericanos como Julio Cortázar, Eduardo Galeano, Mario Benedetti, Mario Vargas Llosa, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo y Carlos Fuentes, a quienes conoció en los viajes que realizó con su esposo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.