Los Lores se disponen a examinar con lupa de la ley del Brexit

Anuncios

Londres (AFP)

El proyecto de ley británico para salir de la Unión Europea llega este martes a la Cámara de los Lores, donde, al contrario de lo habitual, podría recibir enmiendas y nuevos reveses para Theresa May.

Signo del interés de los Lores -parlamentarios no elegidos entre los que se mezcla la aristocracia, la Iglesia y miembros designados por los partidos por sus méritos- más de 200 han solicitado intervenir en los dos días de debate.

"La idea de que el proyecto de ley (...) pasará sin problemas por la Cámara de los Lores es una ilusión", vaticinó el veterano diputado conservador Kenneth Clarke, un proeuropeo furibundo.

"Espero que en el otro lugar (los Lores) hagan un gran número de cambios", sostuvo, haciéndose eco de las esperanzas que los proeuropeos han depositado en la cámara alta, donde, a diferencia de la de los Comunes, los conservadores de la primera ministra May no tienen mayoría.

Se espera que los Lores voten en abril. Si el texto no contiene enmiendas, quedaría definitivamente aprobado, de lo contrario volverá a la Cámara de los Comunes.

- Una ley de cortar y pegar -

La ley debería permitir al Reino Unido seguir funcionando con normalidad cundo se separe definitivamente de la Unión Europea a finales de marzo de 2019,

Por ello, es en realidad un "ejercicio de cortar y pegar", como la describió el diario The Times, y consiste básicamente en derogar la ley de 1972 que certificó el ingreso en la UE, al tiempo que se adoptan todas las leyes europeas al ordenamiento británico.

El objetivo es que el día que el Reino Unido salga de la UE, en marzo de 2019, las empresas y ciudadanos no se topen con miles de cambios.

La controversia viene de lo que ocurrirá luego. Como muchas leyes exigirán al menos cambios cosméticos ?donde haya menciones a tratados europeos o a la UE?, el gobierno quiere que los ministros puedan hacer esos cambios sin pasar por el Parlamento, amparándose en lo que se conoce como "poderes de Enrique VIII", por su origen histórico.

Pero, la oposición teme que el gobierno abuse de esos poderes para introducir cambios profundos, y no meramente formales, y que por el camino se pierdan derechos hasta ahora protegidos por las leyes europeas.

El comité sobre el Brexit de la cámara alta ya dijo que estos poderes que reclama el gobierno son "totalmente inaceptables".

- Un segundo referéndum -

Una de las propuestas de enmienda que se pondrán sobre la mesa es la de celebrar un segundo referéndum, una posibilidad que viene cobrando fuerza y que ya se admite incluso entre los partidarios del Brexit, como Nigel Farage, el que fue líder del UKIP durante el primer referéndum de junio de 2016.

"Quizás, sólo quizás, deberíamos hacer un segundo referéndum sobre la pertenencia a la UE. Mataría el tema durante una generación, de una vez por todas", escribió en Twitter.

La perspectiva de un segundo referéndum se verá seguramente reforzada por el informe confidencial del gobierno, filtrado el lunes por la noche por el medio digital Buzzfeed, que admite que el Reino Unido perderá económicamente en todos los casos, sea cual sea el acuerdo de salida que alcance con la Unión Europea.

Los 27 otros países de la UE concedieron el lunes a May el periodo de transición que reclamaba -posponiendo de facto la salida de la UE gasta, pero le impusieron que durante ese tiempo tendrá que respetar todas las obligaciones como miembro sin tener ni voz ni voto.

El notorio diputado conservador antieuropeo Jacob Rees-Mogg, dijo que eso convertiría al Reino Unido en un Estado "vasallo", mientras crece el malestar contra May en sus propias filas y, con ello, los rumores de golpe interno.