El sistema de seguridad en Brasil está fallido, reconoce el ministro de Defensa

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

El sistema de seguridad de Brasil está "fallido", reconoció el ministro de Defensa Raul Jungmann en un acto en Rio de Janeiro, donde este miércoles nuevos enfrentamientos entre traficantes y policías dejaron tres muertos y cortaron el tráfico en una de las vías principales.

"Este sistema vigente está fallido y la prueba es lo que vivimos hoy", señaló el ministro apuntando a que las bandas de narcotraficantes no solo se han hecho más fuertes en el interior de las saturadas cárceles logrando extender sus actividades a nivel nacional.

Jungmann hizo especial hincapié en la violencia creciente en Rio, sede de los Juegos Olímpicos-2016, y ahora un estado al borde de la bancarrota que acumula retrasos en los pagos de sus funcionarios, incluida la policía.

"Hay una influencia de la crisis en este proceso, por la falta de recursos a ser canalizados para la seguridad pública", manifestó Jungmann.

Los tiroteos, prácticamente diarios en las empobrecidas favelas, estallaron esta mañana en Ciudad de Dios, cuando agentes de la Policía Militar (PM) entraron en la zona y tuvieron un "enfrentamiento" con criminales armados, dijo el cuerpo policial en un comunicado.

Tres presuntos traficantes fallecieron a raíz del operativo, uno de ellos aparentemente un cabecilla del tráfico en el lugar. Algunos habitantes de la comunidad se manifestaron contra la intervención lanzando neumáticos en llamas en la Línea Amarilla, una de las principales arterias de la ciudad.

La policía decidió cortar el tránsito preventivamente en ambos sentidos durante al menos una hora, generando largas filas de tránsito y sembrando el pánico entre los conductores.

Las declaraciones de Jungmann llegan después de los trágicos episodios ocurridos en Ceará (nordeste), donde 14 personas fueron asesinadas el sábado en un club nocturno de la capital Fortaleza y el lunes 10 presos fallecieron en un motín en una cárcel del interior del estado.