Ley Holocausto

Polonia aprueba controversial ley sobre el Holocausto

El Senado polaco respaldó, sin ningún cambio, un proyecto de ley que modifica la ley sobre el Instituto Nacional de Memoria - Comisión para el Enjuiciamiento de Crímenes contra la Nación Polaca.
El Senado polaco respaldó, sin ningún cambio, un proyecto de ley que modifica la ley sobre el Instituto Nacional de Memoria - Comisión para el Enjuiciamiento de Crímenes contra la Nación Polaca. EFE

El Senado polaco aprobó una ley que eleva la expresión “campos de concentración polacos” a un delito. Israel condenó la aprobación del proyecto por “desafiar la verdad histórica”.

Anuncios

Polonia aprobó el 30 de enero en la noche una polémica ley que tipifica la expresión “campos de concentración polacos” en referencia a los campos de exterminio que el régimen del Tercer Reich ubicó en ese país.

La ley sobre el Holocausto judío que según sus promotores buscaba limpiar la imagen de Polonia, fue aprobada por 57 a favor y 23 en contra y levantó una intensa polvareda sobre la verdad histórica.

Según la bancada conservadora la expresión, que desde este 1 de febrero podría ser castigada hasta por tres años de cárcel, hace inferir que hay una responsabilidad nacional en los hechos acontecidos en el Holocausto.

Polonia ha hecho desde hace varias décadas ingentes esfuerzos para defender su imagen sin poner en duda la existencia y la gravedad del Holocausto pero sí revisando la participación como víctimas y no victimarios al pueblo polaco.

Yad Vashem: "pone en peligro la discusión libre y abierta de una parte del pueblo polaco en la persecución de los judíos"

Los que se opusieron a la medida llamaron la atención sobre el riesgo para la libertad de expresión pero quizá el argumento más fuerte que ahora están blandiendo desde Israel es la posible alteración del debate histórico.

“Israel se opone categóricamente a la decisión del Senado polaco, dijo Emmanuel Nahshon, portavoz del Ministerio de Exteriores israelí y agregó que ve “con suma gravedad cualquier intento de desafiar la verdad histórica”.

Ahora en Polonia no solo la expresión en particular será penalizada sino la sugerencia de la responsabilidad de Polonia en los hechos del régimen nazi. Aunque los artistas y los académicos estarán protegidos, esta ley se enfoca especialmente en los periodistas y comunicadores.

El Yad Vashem, el Museo del Holocausto en Jerusalén que recuerda los hechos y las víctimas del genocidio, condenó la decisión calificando que esta puede “difuminar verdades históricas por los límites que impone en expresiones sobre la complicidad de segmentos de población polaca en crímenes contra los judíos cometidos en suelo polaco por su propio pueblo, directa o indirectamente, durante el Holocausto”.

En un comunicado, esa institución puso de nuevo la libertad de expresión en el centro del debate al argumentar que “pone en peligro la discusión libre y abierta de una parte del pueblo polaco en la persecución de los judíos”.

Aunque no hay una respuesta oficial del gobierno de Israel hasta el momento, la controversia en la clase política israelí está en su máximo punto. Yisrael Katz, ministro de Transportes, le pidió a Benjamin Natanyahu que llame a consultas al embajador de Israel en Polonia y en declaraciones recogidas por EFE la exministra de Exteriores Tzipi Livni consideró como “un escupitajo en la cara de Israel” la aprobación de la ley.

EE.UU.: "las divisiones resultantes que podrían surgir entre nuestros aliados solo beneficiarían a nuestros rivales"

Estados Unidos había pedido a Polonia la revisión de la ley “a la luz de su potencial impacto en el principio de la libertad de expresión y en nuestra capacidad para ser socios efectivos”, un llamado que fue interpretado como la cavida para que las relaciones de los dos países entren en un punto complejo.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo además que “las divisiones resultantes que podrían surgir entre nuestros aliados solo beneficiarían a nuestros rivales”.

Con el debate histórico encendido, Emmanuel Nahshon defiende que “ninguna ley cambiará los hechos”. Ahora solo hace falta la firma del presidente de Polonia, Andrzej Duda, quien se enfrenta a la ira de Israel, de la Liga Árabe y a una compleja advertencia de Estados Unidos.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24