Córcega

Masiva manifestación espera a Emmanuel Macron en Córcega

 Gilles Simeoni, líder del consejo regional de Córcega habla al lado de la bandera corsa durante una entrevista con Reuters en Ajaccio, en la isla mediterránea francesa de Córcega, el 30 de enero de 2018.
Gilles Simeoni, líder del consejo regional de Córcega habla al lado de la bandera corsa durante una entrevista con Reuters en Ajaccio, en la isla mediterránea francesa de Córcega, el 30 de enero de 2018. Jean-Paul Pelissier / Reuters

Los nacionalistas en el poder desde el 2015, pero reforzados en las legislativas de diciembre, quieren presionar al mandatario francés para empujarlo a un diálogo sobre sus demandas de autonomía.

Anuncios

“Unir a los corsos por el respeto al sufragio universal, la democracia y los derechos del Pueblo nacionalista”. Así explica la coalición Pè a Corsica, que gobierna la isla mediterránea francesa desde el 2015, y que obtuvo un amplio triunfo en las últimas legislativa de diciembre, el motivo de la manifestación de este sábado 3 de febrero en Ajaccio, la capital.

La semana pasada el presidente ejecutivo de la isla, Gilles Simeoni y el presidente de la Asamblea corsa, Jean-Guy Talamoni, fueron recibidos en París por el primer Ministro, Edouard Philippe, por el presidente del Senado Gérard Larcher y   por el presidente de la Asamblea Nacional, François de Rugy a quienes plantearon sus exigencias de autonomía. “No podemos iniciar una discusión si se nos pide de antemano renunciar a todo. Eso no es una discusión, es una capitulación”, advirtieron tras estos encuentros los líderes que decidieron convocar entonces a una gran manifestación popular para presionar por un diálogo, tres días antes de la llegada a la Isla del presidente Emmanuel Macron.

El mandatario viaja para conmemorar los 20 años del asesinato del prefecto Claude Erignac a mano de los independentistas. “El  presidente es hoy el único que puede permitir el diálogo”, reconoció Simeoni.

El movimiento de este sábado bajo la consigna “Democracia y respeto para el pueblo corso” es una demostración de fuerza de los nacionalistas pero sin perjudicar el discurso pacífico que han tenido hasta ahora. Será “una gran movilización popular,  pacífica, responsable, y determinada”, adelantó el líder Simeoni.

Simeoni,  moderado y pragmático, goza de una gran popularidad en la isla. Durante las últimas elecciones puso el acento en el “combate” llevado a cabo durante décadas y el trabajo realizado en los dos años que los nacionalistas llevaban en el poder. Pero sobre todo lanzó un mensaje claro a París: “llegó el momento de abrir un diálogo". Y para ello goza desde el 1 de enero del 2018 de una única entidad territorial dotada de más peso político y económico, fruto de la fusión entre la administración regional y los dos departamentos actuales. El reto político e institucional que inició es de gran calado.

En su programa electoral, su coalición proponía negociar en tres años un verdadero estatuto de autonomía aplicable en diez; obtener una ley de amnistía para los que consideran presos políticos y la cooficialidad de la lengua corsa. Sus demandas exigen revisar la Constitución francesa. Pero hasta la fecha el presidente francés, Emmanuel Macron, ha mantenido un absoluto silencio sobre el delicado ‘dossier’ corso.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24