Saltar al contenido principal
Homenaje en Rusia

Rusia celebra los 75 años de la batalla de Stalingrado

El presidente ruso, Vladímir Putin, pone flores durante un evento para conmemorar el 75 aniversario de la batalla de Stalingrado en la Segunda Guerra Mundial, en el complejo conmemorativo de Mamayev Kurgan en la ciudad de Volgogrado.
El presidente ruso, Vladímir Putin, pone flores durante un evento para conmemorar el 75 aniversario de la batalla de Stalingrado en la Segunda Guerra Mundial, en el complejo conmemorativo de Mamayev Kurgan en la ciudad de Volgogrado. Maxim Shemetov / Reuters
4 min

El presidente ruso, Vladímir Putin asistió a la celebración de los 75 años de la Batalla de Stalingrado, celebrada en la actual Volgogrado. El evento reunió cerca de 30.000 personas, entre las que estuvieron unos 300 veteranos.

Anuncios

Rusia se viste de gala para recordar uno de los días más importantes de su historia reciente. El 2 de febrero se cumplen 75 años de la mítica Batalla de Stalingrado que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial con la derrota de las tropas nazis en el territorio soviético.

75 años después de la que es considerada la batalla más sangrienta de la historia, Rusia no olvida a sus caídos. Para homenajear el triunfo sobre Hitler, que les costó a los dos bandos millones de vidas, el Gobierno ruso organizó un desfile militar en la ciudad de Volgogrado (antigua ciudad de Stalingrado) al que asistieron cerca de 30.000 personas.

En el evento participaron más de 1.400 militares uniformados y los sistemas de armamento pesado del Kremlin desfilaron por la plaza de los Combatientes Caídos, que fue sobrevolada por más de 40 aviones y helicópteros de combate.

A la ceremonia asistieron veteranos de la batalla de Stalingrado llegados de todo el país e incluso del extranjero y delegaciones de decenas de países; entre ellos Reino Unido, Alemania, Francia, República Checa y Serbia.

Putin a los veteranos de guerra: “siempre nos orgulleceremos de los logros que ustedes hicieron”  

El presidente ruso, Vladímir Putin visitó el memorial, donde dio un discurso sobre la fortaleza y la capacidad de sacrificio del pueblo ruso. Recordó que el ejército alemán nazi, que había invadido casi toda Europa, fue derrotado “por primera vez por las fuerzas de Moscú.”

“El destino de la patria se decidió entonces en Stalingrado. Aquí surgió el carácter indestructible de nuestro pueblo, que luchó por cada casa y por la vida de sus hijos. Defendió Stalingrado y salvó la patria”, dijo el mandatario ruso.

Después de su discurso, Putin se reunió con los veteranos de la batalla. En la actualidad cerca de unos 300 viven aún en Volgogrado.

En la ceremonia resaltó la capacidad heroica de los sobrevivientes y se dirigió a ellos con respeto y honor: “siempre nos orgulleceremos de los logros que ustedes hicieron”. También prometió que las próximas generaciones heredarán el “amor por la patria” y la capacidad de defender la independencia de los soldados que lucharon durante el duro invierno de 1942.

El mandatario realizó una ofrenda floral en la Sala de la Gloria Militar del memorial de Mamáev Kurgán, donde se encuentra la gigantesca estatua de la Madre Patria, donde guardó un minuto de silencio en recuerdo de los combatientes caídos.

Cientos de miles de reclutas morían en menos de 24 horas por el frío extremo en que se realizó la batalla

La ciudad de Stalingrado recibió su nombre en honor al líder soviético Iósif Stalin y fue llamada así entre 1925 y 1961. En julio de 1942, esa ciudad estuvo a punto de ser invadida por las tropas de la Wehrmacht (fuerzas armadas unificadas de la Alemania Nazi). Para contrarrestar la ofensiva, Moscú movilizó cientos de miles de jóvenes reclutas sin experiencia bélica. A causa de las duras condiciones, muchos de ellos no pasaron de las 24 horas en batalla.

Con el tiempo, las fuerzas nazis se vieron forzadas a una lucha cuerpo a cuerpo contra el Ejército Rojo de la Unión Soviética, en una batalla callejera entre las ruinas de la ciudad. Esto debilitó al ejército alemán, que no estaba preparado para las duras condiciones meteorológicas.

Para principios de 1943 más de 2 millones de soldados soviéticos y alemanes habían muerto y la ciudad, de poco más de 500.000 habitantes, había sido prácticamente destruida a causa de los bombardeos.

El 2 de febrero 1943 las tropas alemanas se rindieron ante el Ejército soviético después de pasar  200 días de batalla sin tregua. La derrota de la Alemania nazi en esa ciudad significó un punto de inflexión durante la Segunda Guerra Mundial que cambió la balanza a favor de los Países Aliados.

Con AFP, EFE, y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.