Saltar al contenido principal

Chipre celebra la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales

4 min
Anuncios

Nicosia (AFP)

El actual presidente de la República de Chipre, el conservador Nicos Anastasiades, se enfrenta este domingo a su adversario izquierdista, Stavros Malas, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, cuyo vencedor deberá proseguir las reformas emprendidas en los últimos años y retomar las negociaciones para lograr la reunificación de la isla mediterránea dividida.

Cerca de 550.000 electores están convocados a las urnas este domingo entre las 07H00 (05H00 GMT) y las 18H00 (16H00 GMT). Los resultados se conocerán sobre las 17H30 GMT.

En la primera vuelta celebrada el 28 de enero, el presidente conservador obtuvo el 35% de los votos, frente al 30% logrado por Malas, un exministro de Salud apoyado por los comunistas. Los dos hombres ya se habían afrontado en la segunda vuelta de las elecciones de 2013, ganadas holgadamente por Anastasiades.

Pero cinco años después, el resultado de los comicios parece más incierto aunque, en un primer momento, los sondeos le dieron una amplia ventaja al presidente saliente.

La abstención fue bastante alta en la primera vuelta (28%) y los candidatos derrotados, entre ellos el centrista Nicolas Papadopoulos, que obtuvo un cuarto de los sufragios, se han negado a dar consignas de voto a sus seguidores.

- Experiencia contra juventud -

Anastasiades, de 71 años, se presenta como el garante de la estabilidad del país, y sus partidarios destacan su larga experiencia política.

Durante los últimos cinco años, trató de retomar las negociaciones para reunificar la isla, dividida desde que las tropas turcas invadieron el norte del territorio en 1974, en respuesta a un golpe de Estado de nacionalistas grecochipriotas.

La República de Chipre, miembro de la Unión Europea y de la zona euro, ejerce su autoridad de facto en los dos tercios meridionales del territorio, donde viven los grecochipriotas.

En el tercio norte residen los turcochipriotas, administrados por la República Turca del Norte de Chipre (RTCN), autoproclamada y reconocida únicamente por Ankara.

Las últimas negociaciones en Chipre, apadrinadas por la ONU, fracasaron hace seis meses, y el proceso suscita cada vez más escepticismo entre la población.

Malas, de 50 años, criticó al presidente saliente por no haber ido bastante lejos en las negociaciones. Sus partidarios quieren ver en su buen resultado de la primera vuelta la señal de que muchas personas desean un cambio en Chipre.

Pase lo que pase, el vencedor tendrá la difícil tarea de lograr compromisos con la parte contraria en asuntos claves, como la presencia de más de 40.000 soldados turcos en la isla.

- Asuntos económicos -

Las cuestiones económicas también tuvieron un lugar destacado en la campaña. Tras una grave crisis financiera en 2013, el país logró una rápida mejoría, ayudado por un récord histórico del sector turístico en 2017.

Las autoridades esperan también sacar provecho de la exploración gasística frente a sus costas.

Pero, aunque la tasa de desempleo cayó hasta el 11%, el repunte de la economía sigue siendo frágil.

El viernes, Anastadiades alertó a los chipriotas contra las "políticas dogmáticas" que llevan a la "quiebra" y la "deuda pública excesiva", en una aparente crítica dirigida al partido comunista, que apoya a Malas y al que muchos ciudadanos vinculan a la crisis financiera de 2013.

El candidato izquierdista insistió, por su parte, en la necesidad de acabar con los salarios bajos y tendió la mano a los jóvenes, muchos de los cuales abandonaron el país para buscar un empleo en el extranjero.

"Muchos jóvenes están decepcionados con (...) los hombres políticos actuales", dijo a la AFP un estudiante en Economía, Andreas Tziamalis, en el campus de la universidad de Chipre, cerca de Nicosia.

"Intentamos convencerlos de ir a votar, no importa por quién, porque somos el futuro de este país", afirmó.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.