Economía

El efecto de la caída del Dow Jones en los mercados del mundo

Las bolsas de Asia y Europa sintieron el coletazo de la jornada del lunes 5 de febrero en Wall Street. El parqué neoyorquino volvió a las cifras verdes un día después de la volátil jornada.

Anuncios

Los mercados que más sufrieron los efectos de la caída de Wall Street fueron los asiáticos y sobre todo el Nikkei de Tokio que tuvo su mayor caída desde noviembre de 2016. Las bolsas europeas tuvieron bajas que no experimentaban desde agosto de 2017. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, se pronunció sobre la caída de los índices accionarios y dio un parte de calma:

“Estamos muy enfocados en el crecimiento a largo plazo y creemos que las políticas que hemos implementado, incluida la reforma tributaria, son muy positivas para el crecimiento a largo plazo. Lo estamos empezando a ver en términos de inversión corporativa que regresa a Estados Unidos y el impacto en las ganancias de las empresas”.

Los analistas en Europa también se refieren a la fortaleza económica, tanto de Estados Unidos como del resto de países desarrollados, y ven esta baja como un flash crash, una caída súbita que se da cuando algunas personas empiezan a vender y otras le siguen por miedo a las pérdidas.

Según le dijo a Reuters Robert Halver, director de análisis de mercados del Baader Bank, era necesaria una corrección, aunque no se sabe qué tan profunda pueda ser: “Nadie puede saber qué tan lejos llegará la caída y no debemos tratar de adivinar. El mercado debe desahogarse un poco. Es como un niño malo: debes dejarlo descargarse y después buscar un equilibrio. Antes de eso no hay que hacer nada, no hay que intervenir. Hay que sentarse, esperar y tomarse un buen te de manzanilla”.

Hay varios posibles desencadenantes de la caída experimentada el viernes 2 de febrero y el lunes 5 de febrero en Wall Street, pero todos están relacionados con la buena salud de la economía estadounidense. Los buenos datos de empleo y salarios hacen pensar en un aumento de inflación y una posible reacción de la Reserva Federal para aumentar las tasas de interés, algo que siempre pone nerviosos a los mercados. La caída también puede estar relacionada con el buen rendimiento de los bonos del Tesoro o, simplemente, puede ser un momento de recoger ganancias.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24